Economía Política

¿Un truco que salió mal o foco imparcial hacia quienes “fugaron dólares”?

La misma información, encarada desde puntos de vista ideológicos distintos, con hechos objetivos únicos, reflejaron los periodistas Verbitzky y Pagni.

Hay situaciones propias de la especie humana que solo manejan los que están en posiciones privilegiadas. La mayoría, menos informada, mal informada o desinformada, solo se comporta como barrilete al que se le soltó el piolín. Humanidad transcribirá parte de dos artículos. En uno, Horacio Verbitzky, de El Cohete a la Luna, divulgó la nómina de las primeras 100 personas que formaron activos externos. Puntualizó que es “esclarecedora” porque no “parece poblada de enemigos del gobierno. De ningún gobierno”, remarcó. En el otro, de Carlos Pagni, de La Nación, condimentado con jugosas citas y datos coincidentes, marcó el rumbo desde el título: “El truco de la fuga de dólares le salió muy mal al kirchnersmo”.

Para leerlos completos es muy aconsejable ir a las fuentes. Es de perezosos detenerse en las fracciones, pero esta página solo trata de avivar el interés y mostrar una punta de lo que se esconde en el gran ovillo argentino que nadie logra desmadejar.

Bajo el subtítulo “En familia”, escribió Verbitzky:

“La encabeza Enrique Eskenazi, con 40,5 millones de dólares y lo sigue su hijo, Matías Eskenazi Storey, con 29 millones. Si se suman todos los miembros de la familia (el hijo Sebastián Eskenazi Storey, con 18,2 millones de dólares; la hija, Valeria Eskenazi Storey, con 7,8 millones de dólares y Esteban Eskenazi, con 7,4 millones de dólares) los Eskenazi sustrajeron a la inversión productiva en el país más de 100 millones de dólares.

Verbitzky: “Ahora, las personas”

El último de la lista, con 4,4 millones de dólares es Jorge Carlos Rendo, miembro del directorio del Grupo Clarín desde 1999. Del mismo Grupo figura en la lista con 5,6 millones Carlos Alberto Moltini, desde la semana pasada presidente de Telecom Argentina, luego de tres décadas como gerente de Administración y Finanzas, subgerente y gerente general de distintas empresas del Grupo, como el canal 13 de televisión, Multicanal y Cablevisión-Fibertel.

También se destacan los tres principales ejecutivos del Grupo W, miembros de la familia Werthein:

  • Gerardo Werthein se llevó del país 11,8 millones de dólares
  • Daniel Werthein, fugó 6,3 millones de dólares, y
  • Adrián Werthein, formó activos externos por 5,5 millones de dólares.

Entre los tres primos, cuyas relaciones personales no son armónicas, se aproximan a los 25 millones de dólares. Daniel fue vicepresidente de la Fundación DAIA. Adrián preside el Congreso Judío Latinoamericano e integra el Congreso Judío Mundial. Antes presidió el Cicyp. En 2019 participó en el lanzamiento de la campaña reeleccionista de quien llamó “querido Presidente Macrì”, en un acto en el que el candidato acusó a CFK por la firma del memorando de entendimiento con Irán y por la muerte del ex fiscal general Natalio Alberto Nisman. Adrián Werthein afirma que él apoya a todo gobierno elegido por el voto popular y para probarlo, envió una foto en la que se lo ve junto al presidente de la DAIA,  Jorge Knoblovits, y al ministro del Interior, Eduardo de Pedro, durante lo que llamó una gestión para acercar posiciones, hace tres meses. La entidad, propietaria del edificio destruido por el atentado de 1994, acusó por traición a la patria a la ex Presidenta y luego de su regreso como vice se desesperó por acallar los aullidos de lobo de ese torpe alineamiento partidario, que también mereció un fuerte reproche del Gran Rabino Sefardí Isaac Sacca. Werthein fue el amable componedor”.

Va el botón de muestra de Pagni:

Pagni dijo que el kirchnerismo ignoró un consejo político de Kissinger

“Si no fuera porque la sociedad está atravesando un momento angustiante, algunas acrobacias verbales del kirchnerismo con la economía provocarían carcajadas. Desde que se instaló, la interpretación canónica de la crisis en la que está sumergido el país es la siguiente: “Nos endeudamos con el Fondo Monetario Internacional para que los dólares se los lleven los amigos de Macri”. La tensión creciente en la negociación de la deuda y una brecha cambiaria que casi alcanza el 100% aconsejaron ofrecer una demostración práctica de aquella perversidad: publicar la lista de los que “fugaron” divisas bajo el neoliberalismo de Cambiemos.

Kissinger siempre recomendó que, en política, nunca hay que hacer una pregunta si no se sabe de antemano la respuesta. Los voceros oficiales ignoraron el consejo. Y el truco salió mal. Entre los principales especuladores que “se llevaron los dólares” figuraban los expertos en mercados regulados Enrique, Sebastián, Matías, Esteban y Valeria Eskenazi, a quienes Néstor Kirchner convirtió en dueños del 25% de YPF; Ricardo Benedicto, Héctor Cruz y Federico de Achával, socios de Cristóbal López en el negocio del juego; Mauricio Filiberti, feliz dueño de Transclor desde que la titular de AySA, Malena Galmarini, agrega al agua un poco más de cloro “por las dudas”, y Adrián Werthein, a través de quien el expresidente fallecido intentó ingresar a Telecom (una curiosidad: ¿qué pasa con Adrián Werthein que dejó de frecuentar los lugares habituales?). Conclusión: cuando se iba a desenmascarar a los amigos de Macri, aparecieron los amigos de Néstor. “Puede fallar”, decía Tusam.

Lo relevante no es el papelón, sino lo que se pretendía reprochar. Porque la intención con la que se publicó la lista pone en evidencia una riesgosa deficiencia del kirchnerismo para interpretar los problemas económicos. No hace falta aclarar que las compras de divisas que se denuncian no fueron realizadas al margen de la ley. Gente que tenía pesos declarados y por los cuales, se supone, había pagado sus impuestos decidió comprar un bien. En este caso, dólares. Para depositarlos en el exterior o para comprar una casa en el país. Da lo mismo. Cuestión suya. Aun así, muchos dirigentes del kirchnerismo están llevando esta discusión al campo institucional. Los pedidos de informes parlamentarios darán lugar, casi seguro, a las presentaciones judiciales. Es llamativo. Porque se trata de un homenaje póstumo a Claudio Bonadio, quien decidió procesar a Cristina Kirchner y, entre otros, a Miguel Pesce por la política cambiaria. Estas observaciones jurídicas son intrascendentes frente a la pregunta central: ¿por qué la gente quiere dólares o cosas que están “hechas de dólares”? Porque huye del peso, una moneda cuyo valor se deteriora cada día un poco más”.

0 comments on “¿Un truco que salió mal o foco imparcial hacia quienes “fugaron dólares”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s