Sin categoría

Un director prohibió el lesbianismo y los estudiantes reaccionaron

Este último viernes, en el partido de Morón, Gran Buenos Aires, ocurrió un hecho que va trascendiendo a través de las redes sociales y algunos medios independientes. Gustavo Fabian Martinez, director de la Escuela Secundaria Número 31, ejerció un abuso de poder en el instituto en el que ejerce, transmitiendo su ideología homófoba y discriminatoria frente a toda una clase, debido a que durante un recreo una profesora le informó que habían dos chicas, novias, tomadas de la mano. Los alumnos inmediatamente reclamaron igualdad de condiciones ya que muchas otras parejas heterosexuales se toman de la mano en el colegio y nadie hace un escándalo o les dice algo.

Gracias a la pronta concientización de los jóvenes que estudian en el establecimiento y a la acción efectiva del Centro de Estudiantes, este último viernes se convocó a una sentada masiva para solicitarle al director que pidiera disculpas por este hecho. También pidieron que se arreglen las cañerias ya que los baños se tapan o están clausurados frecuentemente.


“Nosotrxs elegimos nuestra sexualidad. Los pibes en lucha”, se movilizaban los adolescentes.


“Como estudiantes, marcamos la gravedad que representa este hecho, ya que va en contra de años de lucha y manifestación social plasmados en un conjunto de leyes a favor de la Diversidad Sexual, Identidad de Género, Matrimonio Igualitario ; sumado al encuadre inconstitucional de cualquier tipo de acto discriminatorio”, manifestaban desde el Centro de Estudiantes del Manuel Dorrego a través de su Comisión por la igualdad de Genero contra la violencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La organización social, “Conurbanos por la Diversidad”, le transmitió su preocupación y solidaridad al Centro de Estudiantes ante este suceso de lesbofobia en la Provincia de Buenos Aires. Diego Bocchio, coordinador de este espacio que contribuye a la lucha contra la discriminación y los mensajes de odio contra las personas LGBT, expresó ante “El Diario de Morón” lo siguiente: “Cada vez se tornan más frecuentes las denuncias de prácticas discriminatorias y violencia institucional en Morón. Como veníamos alertando, no se trata de episodios aislados ni es casual la recurrencia: tiene que ver, por un lado, con el cambio político operado a nivel local que ha desmantelado lo construido durante años en materia de políticas públicas y ordenanzas en Derechos Humanos, Género y Diversidad en el Distrito; y por otro, con la configuración cultural que alienta el macrismo, asentada en la estigmatización de las minorías y todas las poblaciones en situación de vulnerabilidad”. Esto involucró claramente un mensaje contra el gobierno actual. Lo que se puede esperar de éste ahora, es que salga a hablar sobre este hecho para condenar que, nada más ni nada menos que un director de escuela, haya transmitido a adolescentes un mensaje que nos hace menos tolerantes e inclusivos al que no tiene nuestros mismos gustos. ¿Esto realmente es culpa del gobierno de Macri o es un fenómeno que viene desde hace años y que solo será revertido a través de la batalla cultural?

Te puede interesar: Atentado terrorista en Inglaterra: ¿Y ahora?