Argentina Política

Pichetto y el elogio a la traición

No aborda el "Elogio a la locura" de Erasmo, pero persiste en su dureza contra el cristinismo, que para él "atrasa 100 años".

 “El que traiciona una vez, traiciona dos veces”, simplificó Juan Grabois. Al dirigente social, el candidato Alberto Fernández, le viene exigiendo moderación en medio de una campaña electoral may favorable. Lo exhorta a cesar con planteos de máxima y reyertas con el candidato a vice Miguel Pichetto, ex compañero peronista, designado para escoltar en Juntos por el Cambio a Mauricio Macri,

La situación no puede ser más irregular. El propio Pichetto, respondió con denuestos a los “planeros sociales” y a los cartoneros de Grabois. Ubicado en la derecha del peronismo, siempre fue leal al jefe de turno. En un reciente libro, expresa textualmente: “la traición no es un concepto depreciado y degradante para mí. No tengo la mirada muy primaria y elemental sobre ese concepto. La traición siempre es un punto de fractura con el pasado”.

Humanidad acaba de publicar que el presidente Mauricio Macri y el jefe de gabinete, Marcos Peña, convocaron de urgencia a los más dialoguistas de Cambiemos para que establezcan un vínculo con los opositores, llevar tranquilidad y marchar hacia una transferencia civilizada en diciembre, “gane quien gane”.

Participaron, entre otros, Daniel Lipovetzky y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Y quedaron expuestas las grandes diferencias que hay con los guerreros Pichettto y Elisa Carrió, empeñados en revertir el resultado electoral de las PASO, del 11 de agosto. Anoche, Graciela Fernández Meijide (ex APDH y ex Frepaso), reconoció que quería la reelección de Macri, pero con los números a la vista se conforma con una buena elección parlamentaria, para poder enfrentar al oficialismo peronista y recrear una alterativa democrática.

Pichetto afirmó que en la Rosada, lo corren los que “tiene alguna visión con depresión”, aunque no se lo dicen “de frente”. Mientras, espera una lluvia de maná desde Estados Unidos; el presidente y el ministro Hernán Lacunza, viajarán a Washington, el sábado 21, para asistir a la reunión de la ONU y, lo más importante, lograr destrabar los más de 5400 millones que debe conceder el FMI.

No todo está escrito todavía…no hay que darse por vencido, ni aún vencido…estamos hablando de la posibilidad de llegar a un balotaje”, clamó Pichetto.

Pichetto y la Doctrina Menem, que favorece a Cristina

El ex jefe del bloque del FpV desdramatizó lo que acontece, desmintió estar procurando ocupar un sitio en la Auditoría General de la Nación e insistió en no repetir “un modelo de igualitarismo estúpido que nos lleva al fracaso”.

En el peronismo le dieron vuelta la espalda (eso que se llevaba muy bien con Juan Manuel Urtubey, Roberto Lavagna, Juan Schiaretti y Sergio Massa) y Cristina (de la que dice: “la señora tiene ideas que atrasan”) lo ignora olímpicamente.

Los buscadores de consenso acicateados por Macri (un Macri ambivalente, hay que reconocerlo), saben que Pichetto y Carrió son “incontrolables”. Esto es, suman y restan.

Por Pichetto, firme defensor de la “doctrina Menem” en el Senado, no prosperaron los pedidos para desaforar a Cristina y someterla a prisión, como se empeña el juez Claudio Bonadío. Es más, el representante de Río Negro, le reprochó al kirchnerismo, haberle soltado la mano a Julio De Vido, hoy en la cárcel, en la Cámara de Diputados.

A Alberto le reconoció obediencia incondicional a Néstor Kirchner, al que definió como “un tipo duro, agresivo, que te llamaba y se reconciliaba. Manejaba todas las artes de la política”. En cambio, a Cristina le reprochó su carácter “emocional” y permitir la inquina contra él manifestada por Oscar Parrilli, Carlos Zannini y Axel Kicillof.

Duro y efectivo en su labor en el Congreso,  Pichetto dejó un frase que hiela la sangre en el libro de reciente aparición: “Tengo miedo a los días vacíos, como los domingos por la tarde, que son una invitación al suicidio”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Pichetto y el elogio a la traición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s