Cultura Sociedad

“Actuar es como jugar al tenis, no hay que estar tenso”

Octogenario gruñon que lucha contra su demencia en The Father, Anthony Hopkins, dijo que lo que lo mantiene en marcha es poder hacer sus papeles relajado y viajar por todo el mundo.

Intérprete icónico de Hannibal Lecter, en El silencio de los Inocentes, por el que ganó el Oscar en 1992, contó como se prepara para actuar: “A algunas personas les gusta meterse en un armario y convertirse en el personaje. Yo no puedo…me gusta tomar café y divertirme y reír. Entonces, soy muy distante. Aprendo las líneas a fondo para que estén en mí y las repaso, muchas, muchas veces. Y cuando voy al set es como jugar al tenis, no hay que estar tenso”.

En una extensa entrevista a la revista colombiana Bocas, próximo a cumplir 83 años (piensa hacerlo pintando y tocando música como loco), Anthony Hopkins, insistió en que “en la actuación hay que estar relajado y hablo de estar relajado físicamente, para que las palabras salgan”.

Nacido en un hogar modesto de una ciudad minera de Gales, Hopkins es afecto a las bromas. “La gente me pregunta: ¿Cómo lograste interpretar a un mayordomo? Pues, bueno, me quedo muy quieto y no hablo mucho [risas]. ¿Cómo interpretaste a Hannibal Lecter?” Quedándome muy quieto y sin hablar mucho [risas]. Entonces, ¿cómo interpretaste al Papa? Bueno, ya sabes, quedándome quieto, pero con una túnica [risas]. Y no hay una preparación intensa de método o algo así, yo no hago eso.

A propósito de “Los dos Papas”, en la que hizo de Benedicto XVI, refirió: “La religión católica no es muy popular donde crecí, pero recuerdo que hablé con un sacerdote hace mucho tiempo, tal vez hace 30 años. Él era psiquiatra, y de repente supe en Londres que era católico. Un día le dije: No sé lo que me preocupa, pero algo me preocupa. Entonces, le dije que me gustaría convertirme en católico y él me dijo: Bueno, piénsalo antes de hacerlo. Por cierto, ¿por qué quieres convertirte en católico? Y yo dije que no lo sabía. Y él me dijo: Bueno, entonces no lo hagas. ¿Y por qué no?, le pregunté. Dijo que era muy complicado, que había que tener compromiso. Y como vio que me sentía un poco culpable por ciertas cosas, me dijo: Eres humano, olvídalo.

Bergoglio (Pryce) y Ratzinger (Hopkins) disfrutando en la ficción un partido de fútbol

“Se dio cuenta – acotó -, de que yo tenía algunos problemas con el alcoholismo y eso. Así que solo me dijo: disfruta la vida. Y terminé haciéndole caso. Así que eso es todo con la religión católica”.

Sobre la película en la que intercambia filosofía y afectos con el argentino Francisco (protagonizado por Jonathan Pryce), se burló de sí mismo: “Puedo viajar por todo el mundo, ir a Italia, interpretar al Papa. Es ridículo, ¿no? Un chico de Port Talbot no debería estar aquí”.

Y ahí lanzó una revelación. “Eso es lo que me mantiene en marcha. Ese es el ancla para mí. Las personas tienen sus propias formas de afrontar la vida. Esa es mi manera. Sigo pensando en mi padre y en las luchas que tuvo como panadero, el trabajo que tuvo durante la guerra, luchando por ganarse la vida. Él y mi madre trabajando, trabajando duro. Y eso mató a mi padre al final, y a toda esa generación. Miro hacia atrás y creo que de eso se trata todo. Y lo recuerdo, y nunca lo olvidaré”.

0 comments on ““Actuar es como jugar al tenis, no hay que estar tenso”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s