Cultura Sociedad

El canto contestatario de Gardel

Triste, melancólico, burrero...el morocho del Abasto se recrea cada día. La faceta no muy conocida que recuerdan los veteranos. Su inicial compromiso social en tangos como "Al pie de la santa cruz".

El tango tiene múltiples calificativos. Sentimental. Nacido en los bajos fondos. Un libro de quejas abierto que conmueve a los danzarines. Dado que las nuevas generaciones están en otra frecuencia, Humanidad fue conteste cuando un amigo entonó a capella versos de “Al pie de la Santa Cruz” (1933), una creación de Mario Battistella y Enrique “Delfy”, Delfino, que, acompañado por guitarras inmortalizó Carlos Gardel, algo poco habitual, pues el “zorzal criollo” apuntaba hacia el lado arrabalero. Ese plañidero: ¡la vida me engañó!

Ubiquémonos. El comienzo del siglo XX se caracterizó entre otras cosas por la llegada a la Argentina de inmigrantes con ideas anarquistas. “Al pie de la Santa Cruz” cuenta la historia de un obrero al que que tras una sangrienta lucha (presumiblemente durante la Semana Trágica, en 1919) se le aplica la ley patronal de Residencia (derogada por Arturo Frondizi en 1958) y se lo expulsa del país. Algunos textos señalan que fue enviado al penal de Ushuaia con los pies engrillados, pero el mismo Battistella aseguró que fue deportado.

El historiador Felipe Pigna, refirió que si bien Gardel era un representante del porteños con aires bacanal, sentía el compromiso social. Como prueba, asegura que su tango preferido era “Pan” que habla de un padre que tiene que robar para dar a comer a sus hijos. Aunque, pragmático, tenía vínculos de conveniencia con los conservadores.

Gardel y su faceta contestataria

“Hay más de mil tangos contestatarios…tomá en cuenta – le dijo a éste sitio el amigo memorioso -, que en la Argentina, antes del peronismo, hubo un movimiento de lucha con pocos sindicatos y casi nula organización. Pero todos eran combativos y enfrentaban a la oligarquía que reprimía y mataba trabajadores”.

He aquí la letra de “Al pie de la Santa Cruz”:

Declaran la huelga,
Hay hambre en las casas,
Es mucho el trabajo
Y poco el jornal;
Y en ese entrevero
De lucha sangrienta,
Se venga de un hombre
La ley patronal

Los viejos no saben
Que lo condenaron,
Pues miente, piadosa,
Su pobre mujer.
Quizás un milagro
Le lleve el indulto
Y vuelva en su casa
La dicha de ayer.

Mientras tanto,
Al pie de la santa cruz,
Una anciana desolada
Llorando implora a Jesús:
“Por tus llagas que son santas,
Por mi pena y mi dolor,
Ten piedad de nuestro hijo,
¡Protégelo, señor¡”
Y el anciano,
Que no sabe ya rezar


Con acento tembloroso
También protesta a la par:
“¿Qué mal te hicimos nosotros
Pa’ darnos tanto dolor?”
Y, a su vez, dice la anciana:
“¡Protégelo, señor!…”

Los pies engrillados,
Cruzó la planchada.
La esposa lo mira,
Quisiera gritar…
Y el pibe inocente
Que lleva en los brazos
Le dice llorando:


“¡Yo quiero a papá!”
Largaron amarras
Y el último cabo
Vibró, al desprenderse,
En todo su ser.
Se pierde de vista
La nave maldita
Y cae desmayada
La pobre mujer…

0 comments on “El canto contestatario de Gardel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s