Periodismo Sociedad

Cytryn, historia viva del periodismo argentino

Personaje clave de Clarín entre 1975 y 1990 - enfrentado con la cúpula que encabeza Héctor Magnetto -, Marcos Cytrynblum, pasa su vejez rodeado de pájaros. Un repaso por una historia que roza el presente, contada por Pablo Perantuono.

Un repaso con lujo de detalles – entre otras cosas el ascenso desde abajo, en el barrio Villa Crespo, y su comportamiento durante la dictadura militar -, hizo quien fuera secretario general de la redacción entre 1975 y 1990 del diario «Clarín», Marcos Cytrynblum, apodado «El Ruso» en la cuadra de redacción del hoy transformado matutino, en una entrevista a Claudio Perantuono, en el portal Coolt.

La nota – extensa – puede leerse completa en el link https://www.coolt.com/ideas/patriarca-pajaros_275_102.html . Humanidad adelanta algunos fragmentos:

-Con 83 años y su cabellera intacta Cytryn maneja una fundación y una cooperativa en la zona norte del Gran Buenos Aires. Desde hace 20 años empezó a desarrollar gusto por los pájaros. Antes debió enfrentar a otros especímenes de la «mesa de los notables», entre ellos Jorge Asís.

Perantuano refiere, a propósito, un episodio; un libro (del hoy columnista televisivo y digital) había provocado un escándalo en el seno de la redacción y de la empresa. Jorge Asís, un escritor que Cytryn había contratado en 1976 y que se había convertido en uno de los columnistas estrella del diario, dejó la compañía a fines de 1982, en medio de un conflicto gremial desatado por el despido de tres periodistas de deportes, en una situación que generó tensión entre Cytryn y algunos compañeros del diario. En 1984, siendo best seller, Asís publicó una novela en la que reveló y desvirtuó una buena cantidad de detalles, sobre todo defectuosos e incluso vergonzantes, de sus compañeros. Cytrymblum, que es uno de los protagonistas de ese relato, se sintió estafado por Asís, como muchos de sus compañeros. “Es un personaje menor, pero que hizo mucho daño”, dice, lacónico.

-Tras describir las pujas con la dirigencia gerencial, encabezada por Héctor Magnetto, y su participación en la edición de la Guerra de Malvinas, Cytryn contó: “Clarín fue muy cagón, tengo que admitirlo. Recuerdo que cuando se llevaron a Timerman [Jacobo, mítico editor argentino], nos vino a ver su hermano, furioso porque no habíamos publicado nada. Después de mucho hablar con el tercer piso [donde estaban los gerentes], logramos convencerlos y escribimos un editorial donde reclamamos por él«.

-Consulado sobre si pudo haber hecho más por conocidos o colegas, respondió: «A veces me pregunto si hice todo lo que pude para mitigar el dolor de tantos. Lo pienso mucho. Le doy vueltas, es algo que me aparece por las noches… Hice todo lo que pude por mucha gente. Sí, siempre se puede hacer más, pero estoy tranquilo con eso».

-Entre varios casos especiales, mencionó uno: «Una vez vino Haroldo Conti (legendario escritor y profesor argentino, desaparecido), a pedirme plata, asustado. Él colaboraba en el suplemento cultural. Le di plata, porque su idea era irse. Al tiempo me enteré que no aparecía por ningún lado. Hasta hoy. También nos movimos por Antonio Di Benedetto, cuando lo chuparon. Logramos que lo largaran. No tenía un peso, además, así que le di plata y se fue del país. Vivió seis años en Madrid. Desde el exilio le publicábamos artículos y le girábamos la plata».

-Tanguero empedernido, histriónico y locuaz, organizador de eventos deportivos y le llegada de grandes ajedrecistas mundiales («Papito», fue el mote usado por «El turco» Asís), definió así uno de los generales más «temibles» de la dictadura videlista: «Uno de los peores era [Ramón] Camps. Un día de comienzos del 78, creo, en medio de las tensiones por el tema del Beagle con Chile, me reuní, citado por él, en su oficina del Comando Mayor, sobre la calle Paseo Colón. Me recibió con su pistola sobre el escritorio. En un momento me dice: “¿Cómo es que se llama usted?”. “Cytrynblum”, le digo. Y él repite: “Cytrynblum… Cytrynblum… ¿de qué origen es?”. “Judío polaco”, le digo. Y él agrega, con gesto agrio: “Qué difícil, ¿no…?” Era un asesino, un miserable…».

  • La foto destacada es de Leo Vaca

0 comments on “Cytryn, historia viva del periodismo argentino

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s