Sin categoría

La vida y la muerte

Nuestra condición humana al nacer es la muerte. Vivimos en un mundo de sentimientos, de deseos, de encuentros y momentos que conforman un estado de ánimo pasajero. Nota en recuerdo a la docente y luchadora argentina, Paula Gonzalez Nacir.

La vida nos enseña cosas que no podemos implementar en la muerte, o al menos eso pensamos. Nuestro cuerpo se descompone. Pierde el alma, los sentimientos, la movilidad y dentro de un tiempo, su estructura superficial.

¿Cuál es la mejor manera para no entristecerse por la muerte? Algunos dirían que siendo feliz con las herramientas a su alcance. Lo real es que teniendo 104 o 12 años, nos podemos llegar a morir de todas formas. Por esto es que la duración en el ciclo de nuestra vida no es lo importante, sino lo que hacemos con ella. Tampoco existe un dios para mostrarnos la tabla de valores en acciones humanas para juzgar.

El mundo vivo es el único contacto en el que tenemos pleno conocimiento social, pero la muerte, para algunos, puede traernos otra etapa de nuestra humanidad.

Lo que dejamos en nuestros seres queridos y conocidos es importante para la construcción fundamental de nuestra historia personal y familiar. Sin embargo, también es crucial haberle transmitido algo al orden mundial, que pueda hacer de una vida, momentos mejores, saludables y positivos, porque eso es lo que buscamos.

Si en 5 minutos te fueras a morir, ¿de qué estarías orgulloso/a teniendo en cuenta lo que hiciste durante toda tu vida? Compartilo.