2018: En busca del perro

Señoras y señores, niños y niñas, el cierre del 2017 se ha, bueno, cerrado, para darle comienzo a un nuevo año, en busca de emociones y momentos más…. ¿divertidos? No. ¿Problemáticos? Tampoco. ¿Felices? ¡Así es! Una vida más feliz.
Una en la que no tengamos que estar puteando de arriba a abajo a nuestro gobierno todos los días por las cagadas que se manda. Una en la que le digamos a nuestros hijos que la vida es cruel y que en cualquier momento ésta te baja de un golpazo, pero que tus padres siempre van a estar ahí para soportarte las boludeces que vos mismo te vas a mandar frente a la sociedad.
Este va a ser un año en el que vamos a estudiar menos, para memorizar más y no llevarnos tantas materias a fin del ciclo lectivo. Vamos a decirle a nuestras parejas que esto no da para mas. Que queremos el divorcio económico, político, cultural, ideológico y sentimental, pero que si nos puede bancar con cinco lucas todos los meses para alquilar un depto en Caballito, buenisimo.
pareja
Este año vamos a mandar al espacio a nuestro jefe. Bueno, en realidad eso va a tener que esperar a que vuelva la señora Cristina Fernández de Kirchner, ya que nos va a ser más fácil mandarlo en el próximo lanzamiento del ARSAT, y con esto abaratamos los costos. Con Macri tendríamos que enviarlo en un satélite privado proveído por la Embajada.
luna
  Brindamos este primer y único 1ro de Enero de 2018 a las 00:00 horas con toda la familia que nos da esa contención y conformidad social. Con ellos, nos sentimos queridos. Eso sí, mientras que vos boludeabas con el típico truco de magia de la moneda como anfitrión de la fiesta, se te escapó el perro. Agarró derechito la General Paz y se fue hasta Vicente Lopez, donde, según unos policías de la metropolitana que estaban tomando un café con Jorge Macri, lo vieron por última vez.
policia
 Este año no te queda otra mas que ir en busca de tu perro. Ir en busca, de lo que te hace feliz. De lo que te moviliza todos los días. De lo que te hace decir: “estoy vivo”. Sentí este 2018 como tuyo y que ningún hijo de puta venga a cagartelo.
Humanidad te desea, muy buen año.

Leer más: La rutina de siempre