Filosofía Vida

Una vida sin límites

Humanidad. Esa palabra pareciera un contenedor de todas nuestras creaciones. De todas las banderas y afinidades con las que pueda identificarse un ser humano

Por Joaquín Paganetti

Un mundo con ideas. Un mundo sin palabras escritas. Un mundo que piensa sin decirlo. Un mundo que busca paz en la violencia. Un mundo con finales infinitos.

Humanidad. Esa palabra pareciera un contenedor de todas nuestras creaciones. De todas las banderas y afinidades con las que pueda identificarse un ser humano. Ya no importa si hablamos de la naturaleza o de empresas, de política o de deporte, del sexo o de la educación, todo es humanidad.

Pareciere que somos algo más que el resto. Pareciere que un ave es completamente diferente a un niño que en su imaginación es un avión volando por lo más alto del cielo. Pareciere que sí tenemos más poder que un bosque. Pareciere que sentimos la vida como ningún otro ser vivo.

Somos definiciones, conceptos, ideas e interpretaciones. Somos esa incertidumbre y esa filosofía de vida que adquirimos día a día. Todas las mañanas, no sólo nos vestimos con ropa, sino que también con pensamientos, recuerdos y modos de ser que nos permitirán mantener relaciones sociales junto al resto de la humanidad. Porque, sí, no somos lo único en este contenedor de cosas.

El otro. Ese factor que tanto repercute en nuestra vida es tan pero tan fuerte que algunos lo desconocen. El otro crea en nosotros un movimiento. Los científicos podrán llamarlo cerebral. Los psicólogos sentimental. Como filósofo, no lo llamo de ninguna manera.

Pareciere un movimiento de sociabilidad y construcción momentánea para la construcción diaria de la sociedad. De nuestra sociedad, de nuestros modos de ser. Para el ser que vive en ese contenedor de vacío y cosas incalculables. Para esa humanidad que pareciere indescifrable. Pero que por suerte, además de tener al otro, de tener los aspectos de supervivencia de un ser vivo, de sentir y pensar de acuerdo o no a los momentos vividos del día a día, tiene el poder de sentirse libre, en un mundo en el que se desconoce -o se deja pasar- el límite de nuestras celdas.

Periodista y escritor, fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad. Actualmente estudia abogacía en la Universidad de Buenos Aires y dirige el medio.

0 comments on “Una vida sin límites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s