Argentina Política

No hay una sola CGT

Alberto F., dijo que "no se mete en la interna de la CGT". Descalificó al economista Nielsen y dijo que no es prioritaria una reforma laboral.

Con la bipolaridad a flor de piel, que incluye a gran parte del sindicalismo, el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, hablará mañana con dirigentes de la CGT. Advirtió desde el vamos que “no se meterá en la interna” de esa central obrera, dado que primero se ocupará de tratar de resolver “los problemas de la gente”.

La reunión no se realizará en la casa matriz de la calle Azopardo, sino en la sede de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), cuyo titular Andrés Rodríguez tuvo una curiosa declaración: afirmó que la CGT es “apartidaria”, pero que él como peronista, apoyará la fórmula Alberto F.-Cristina Kirchner.

El encuentro, como viene contando Humanidad, tendrá sus bemoles, pues los ubicuos secretarios generales ( “una bolsa de gatos”, según la definición que hizo uno de ellos), se acomodan a las circunstancias. De hecho, el camionero Hugo Moyano, expresó que “si la CGT no dice a quien va a votar, por lo menos tiene que decir a quien no va a votar”, en obvia referencia a Mauricio Macri y Miguel Pichetto, de Juntos por el Cambio.

Quien lo contradijo en manifestaciones públicas, fue el petrolero Guillermo Pereyra, su número dos cuando él condujo la CGT. El actual senador del MPN por la provincia de Neuquén, quien promovió un acuerdo de flexibilización laboral para obtener mejores resultados en la explotación del yacimiento Vaca Muerta, dijo que no es necesario un pronunciamiento de ese tipo, porque hay peronistas en varias fórmulas, por Pichetto, en un caso, y por Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, en otro.

Moyano tiene una disputa personal con la actual conducción de la CGT, que tiene por referente a Héctor Daer de Sanidad, muy cercano a Alberto Fernández (después de llegar al Congreso integrando la lista del Frente Renovador de Sergio Massa), quien obviamente está en contra “del ajuste” que está haciendo el actual gobierno nacional. Cuando el candidato del Frente de Todos, indica que no se mete en el laberinto sindical, también está deslizando que no se entromete en la hipotética definición de una futura conducción unificada, para la que también pelea el bancario de extracción radical Sergio Palazzo, de buena sintonía con Cristina.

Moyano y Palazzo, dos que no están

En las últimas horas, Fernández siguió enfrascado en poner paños fríos a raíz de polémicas con periodistas, a los que les reclamó “mayor honestidad”. Además, tuvo que corregir a Guillermo Nielsen: dijo que no habló en representación suya cuando trató de “ignorante” a Axel Kicillof (candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires) y de estigmatizarlo diciendo que “es un marxista disfrazado de keynesiano”.

Por el contrario, Fernández defendió “el pragmatismo” de Kicillof, aunque sin dejar de hacer notar las diferencias que tuvo en el pasado con su gestión, durante la presidencia de Cristina Kirchner.

No quiso entrometerse “en la interna de la CGT” (hay muchos temas pendientes, uno de ellos lo tiene el titular de la UOM, Antonio Caló, con la propia Cristina), pero dejó en claro que su misión “es salir del atolladero y de la cantidad de pobres que nos deja Macri producto de su dogmatismo económico”.

Fernández, recordó que fue crítico de Cristina en temas de déficit, inflación y cepo cambiario, “todos temas que Macri profundizó”.

En una suerte de anticipo de lo que dirá mañana ante los popes gremiales, Alberto, descalificó a su “amigo” Nielsen, por pensar en términos financieros y no en forma “productivista” como hace Axel.

Rechazó la reforma laboral de la que habla el gobierno, pues hay otras “prioridades y urgencias”, como lograr el crecimiento, el aumento del empleo y poner en marcha la economía.

“Hoy la caída de la economía es estrepitosa. Hay que volver al superávit fiscal, acumular reservas, producir y exportar con un dólar competitivo. Y – enfatizó – hay que volver a desendeudar a la Argentina. Ya le avisamos al FMI, que de los 39 mil millones de dólares que nos prestaron, se fugaron 30 mil y el organismo puede ser corresponsable de lo que está pasando”.

En clara desmentida al director de Perfil, que presentó a Nielsen como su futuro titular de Economía, Alberto señaló que no definirá nada antes de las PASO del 11 de agosto, “así elijo a mis ministros entre los mejores”.

0 comments on “No hay una sola CGT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s