Cultura Filosofía

El poder de la música

Es tan hermoso ¿cierto? Ese sonido que entra por nuestros oídos y que, al ser una melodía agradable, retenemos y apreciamos.

Es tan hermoso ¿cierto? Ese sonido que entra por nuestros oídos y que, al ser una melodía agradable, retenemos y apreciamos. ¿Por qué causa semejante cosa en nuestro cuerpo? ¿Cómo es posible que una canción tenga tanto poder?

Si vamos a hablar de poder, hablemos de la emisión de algo -ya sea la orden de una autoridad o el acorde de una guitarra- que repercute en un receptor, el cual podría ser un individuo subordinado o un público expectante por la siguiente canción de los Beatles o de Queen.

La música nos domina. ¿Por qué esto suena tan impactante? ¿No le concedemos acaso 4, 6, 30 o hasta 60 minutos a escuchar música, ya sea estando en un recital o con nuestros propios auriculares?

Si la música nos domina, podemos decir que nos dominan con la música. ¿Quiénes? ¿Las disqueras, los empresarios, las “estrellas” musicales? ¿O será que nos dominamos a nosotros mismos?

Es que de alguna u otra forma, quien escucha música, se conecta con un otro. Esta necesidad tan pasada por desapercibida pero muy importante como lo es la socialización, llega a todos los rincones de la humanidad -exceptuando los lugares donde se priva a personas de su libertad-. Y la música pareciera ser un arte mágico, que su originalidad la hace llamativa para cada oído de este planeta.

¿Qué es lo que hace que nos dejemos llevar por una canción? ¿Su letra? ¿Su ritmo? Quizá, la mezcla de todo lo que la compone, es decir, su totalidad. Eso es lo que la hace especial. Provoca placer y a nosotros nos encanta. Sin el placer la vida sería aburrida. Y pareciera que no hay ser viviente más activo e inquieto que el de nuestra especie. Si no, ¿cómo es que construimos más de 2.000 años de historia? Los humanos -los de ayer, los de hoy y los que vendrán- tenemos la necesidad de lidiar con hormigas en nuestra cola. Porque si no las tuviéramos, no seríamos lo que somos.

Leer mas:

La paz

Otro punto en cuestión: ¿No es sorprendente -y hasta casi estremecedor- que miles de millones de personas coincidan en un mismo gusto? Así lo confirman las reproducciones que cuenta la plataforma “Youtube”. ¿No seremos más iguales de lo que pensamos, a pesar de la originalidad y distinción de cada uno y una, que es la vida con la que nacemos?

Al parecer, es a partir de ahí, del placer de la música, de la aceptación de que necesitamos al otro para disfrutar un momento de paz o felicidad, así como también de sufrir angustias y desilusiones, donde nos podemos dar cuenta del poder que une y condiciona cada circunstancia y relación social.

Las melodías que apreciamos son parte de la evolución de nuestras capacidades. Nos identifican. Nos causan placer. A veces, es lindo ser humano. Y también, poder disfrutarlo.

Escritor, fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad. Actualmente estudia abogacía en la Universidad de Buenos Aires y dirige el medio.

1 comment on “El poder de la música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s