Argentina Política

“Queremos dejar de pedir dinero al FMI y poder pagar”

Aconsejado por Lavagna, Alberto anunció que no quiere más dinero prestado del Fondo, solo condiciones para poder cumplir con los actuales y gravosos compromisos.

El Frente de Todos es una coalición (lo fue Cambiemos, subordinada al Ejecutivo, la impronta compleja de “Lilita” Carrió y el peso territorial de la UCR), en la que la Presidencia estará a cargo del jefe de gabinete de Néstor Kirchner, y el Congreso de la vice, Cristina. El contrabalanceo, en proceso de coordinación, se ubica en el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, futuro titular de la Cámara de Diputados, los gobernadores, intendentes y sindicalistas. A diferencia del gobierno actual, el pragmatismo populista del peronismo domina el escenario que enfrenta múltiples desafíos: entre ellos, solucionar las deudas interna y la externa (doble Espada de Damocles que pende sobre las cabezas de los argentinos), aplacar las divisiones domésticas, convivir con un cuadro internacional con problemas de rebelión y seguridad fronteriza. Un punto, éste último, en el que se distinguirá de lo hecho por la ministra Patricha Bullrich, aparentemente futura conductora del PRO, en la oposición.

Como viene detallando éste sitio, las cartas se van dando vuelta de a poco, pero hay avances, por más que aún se mantenga la incógnita acerca de quién será el ¿fuerte? Ministro de Economía. Roberto Lavagna, quien colocó a su hijo Marco en el Indec, como forma de continuar la labor transparente y creíble de Jorge Todesca, dijo a éste sitio que no está en sus planes ocupar ningún cargo.

“Como siempre, estoy abierto a diálogos que preocupan a todos los argentinos. Seguiré opinando (ante Alberto) y transmitiré mis propuestas. Nada más”, señaló. Nada menos, acota Humanidad.

Una de esas propuestas tiene que ver con “las filtraciones” o goteras del edificio macrista. Alberto anunció hoy que con “el problemón que nos dejan”, ya no le pedirá al FMI, los 11 mil millones de dólares que restarían según el pacto original. Si lo hiciera, sería una contradicción con lo hecho por su maestro, Néstor Kirchner.

No es la solución. Es más o menos como el tipo que tomó mucho y está un poco borracho. La solución no es que siga tomando, es que deje de tomar. Es una de las primeras reglas que tenemos que tener es dejar de pedir dinero”, amplió.

“Quiero dejar de pedir y que nos dejen pagar”, reveló.

Leandro Santoro, un radical que merodea en los equipos de Alberto, recomendó a “los factores de poder reales” que “dejen de desgastar antes de que empiece” al gobierno asumirá el 10 de diciembre. “Si le sale mal – avisó -, la derecha y la izquierda se polarizarán inevitablemente”.

Especialista en Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, coordina aspectos del Consejo de Seguridad, que tendrá la influencia del CELS, de Horacio Verbitzky y el protagonismo (a confirmar) del massista Diego Gorgal. Habrá modificaciones a los protocolos establecidos por Bullrich, estiletes profundos en los servicios de inteligencia, y asignaciones específicas para las Fuerzas Armadas: sólo podrían hacer apoyo logístico en la frontera norte para la lucha contra el narcotráfico.

“La AFI tiene que estar al servicio del Poder Judicial, debería hacer inteligencia preventiva ante los riesgos de que Argentina sufra un ataque imprevisto. Pero hace muchos años – denunció Fernández -, la inteligencia argentina se ocupa de los argentinos”.

Alberto prevé mayores presupuestos para áreas clave: a Agustín Rossi, que será ministro de Defensa, se le aumentaron partidas para revitalizar a las FF.AA.

Este es su discurso: “Ls sociedades más igualitarias, son las que menos crímenes tienen”. Rechazó “la mano dura”, pero alertó; “a quien delinque, hay que castigarlo. Y en eso la justicia debe ser implacable”. En evidente su buena sintonía con el magistrado Daniel Rafecas.

Promotor del Consejo de Seguridad, apuntó que muchas de las situaciones que se registran hoy se debe a que “los padres se quedaron sin trabajo, las madres no tienen alimentos para sus hijos, y los hijos dejaron el colegio”.

Guiño a Bolsonaro: ¿Scioli embajador ante Brasil?

El contexto regional no ayuda a la Argentina, pese a que por contraste exhibe un buen desenvolvimiento democrático, aún con imperfecciones. El resultado en Uruguay, que se va inclinando por poco por el Partido Blanco, obligará a Alberto a mostrar su cintura política. Hay amigos, pero en cuestiones de países, prevalecen los intereses, remarcó Felipe Solá, mencionado para la Cancillería.

Daniel Scioli, está en carpeta como posible embajador ante Jair Bolsonaro, con quien hay que recomponer sí o sí. Fernández confirmó que “la suerte de Argentina está atada a la de Brasil” y a “un plan económico sostenible en el tiempo”.

“El vínculo entre la Argentina y Uruguay seguirá siendo estrecho porque se necesitan”, afirmó por su lado Nicolás Trotta, otro al que se le asignan funciones ejecutivas.

Podrá parecer chacabano: los melones están desperdigados. Se irán acomodando a medida que el camión empiece a andar. El sacudón será fuerte, pues está obligado a tomar velocidad crucero en los primeros 90/120 días.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““Queremos dejar de pedir dinero al FMI y poder pagar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s