Argentina Política

¿Alberto y Cristina, síntesis virtuosa del proyecto peronista?

Los miembros de la fórmula presidencial del FdT, reconocieron que piensan igual en lo central, pero a veces se diferencian de los modos. La unidad de un proyecto colectivo.

Alberto Fernández empezó a construir su perfil como Presidente en la Asamblea Legislativa. Lo elogió hasta Juan Grabois. Cristina no es una vice más, como aclaró el jefe de gabinete, Santiago Cafiero. ¿Es una etapa superadora? Se verá al andar, ante los embates seguros que recibirán de los sectores que deberán pagar “la cuenta macrista”, y de otros en los que se entremezclan espías con jueces federales, coaligados con algunos medios, para ensuciar la política. Que no es muy limpia, pero la enchastran más para aprovecharse de sus juegos de poder.

La síntesis buscada, expone contradicciones. Cristina se sintió “bien” recién anoche frente a la multitud en Plaza de Mayo, donde contó lo “duro” que fueron para ella y su familia los últimos 4 años, igual que “para tantos y tantas” que se vieron afectados por la baja de los salarios, la pobreza y el hambre.

Antes de pedir permiso judicial para poder viajar a Cuba y visitar a su hija Florencia, se volvió a declarar víctima de una persecución.

“Hemos unido voluntades, no solamente de un dirigente o una dirigente, sino de millones con memoria y voluntad y que quieren vivir en un país diferente”. Fiel a su legado, puso lo colectivo por encima de lo personal y, quizá refiriéndose al desplante que le hizo a Macri en la Asamblea Legislativa (lo que la distinguió de los gestos amistosos de Alberto), señaló que no era ni iba a ser “hipócrita: digo lo que pienso y hago lo que siento”.

También mencionó “el coraje” que hay que tener en la adversidad, en el llano. Ante tantas traiciones, expuso que la lealtad entre los líderes y los pueblos “es a dos puntas”. Indicó que siempre se sintió acompañada por los que más sufren, especialmente por los jóvenes.

Habló con humildad, desde una posición de fortaleza, al Presidente: mencionó que empezó su gobierno “con buenos augurios” al ordenar desenrejar la Plaza de mayo y elogió su mensaje. “Confíe siempre en su pueblo. No traiciona. Solo pide que lo defiendan y lo represente…preocúpese por llegar al corazón de los argentinos y siempre van a estar con usted. Nunca lo olvide”.

No hacía falta, pero reiteró que “tiene por delante una tarea muy dura y fea” porque le han dejado “un país devastado”. Le pidió convocar al pueblo cada vez encare “una causa justa”, y “nunca será abandonado”.

Le expresó confianza y gratitud.  Alberto tomó la posta, replicando que hoy se puede comenzar otro tiempo político, porque un día “el destino lo cruzó con Néstor y Cristina”, para acompañarlos “en la maravillosa aventura de poner al pueblo de pie, levantar las banderas de la producción, la libertad, el trabajo y la democracia”.

“Por la locura de la Argentina, por la de los dos, luego nos distanciamos y nos reencontramos”, se sinceró. “No había diferencias centrales, sino formas y modos. Eso nos dividió y facilitó que ganarán los de siempre, los que ponen las piedras para que la Argentina crezca, que se desarrolle. Son los que privilegian a sus amigos, para postergar a los que trabajan”.

No aceptó insultos hacia Macri y sus seguidores. “Estamos Cristina y yo, todos unidos…nunca más vamos a dividirnos, porque nos terminan endeudando y atrapando en lo más cruel del sistema financiero internacional”.

Pidió “ayuda” para ordenar desde el Estado y combatir “un sistema judicial que avergüenza, porque se pone a disposición de los poderosos para perseguir opositores”. Como por la mañana, en presencia de los miembros de la Corte, reclamó acabar con “el hostigamiento judicial y de los espías, con apoyo mediático”.

Realista, se refirió a los intereses contrapuestos en la sociedad: recitó otra vez que representará “a los que más sufren”, desterrando “a los que especulan con la timba financiera”.

Una noche “volvieron” los dos, con una experiencia que recogerá más que retazos del pasado, tendiendo un puente – si es cierta la proclama de terminar con el resentimiento – “a los que no nos votaron”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “¿Alberto y Cristina, síntesis virtuosa del proyecto peronista?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s