Argentina Política

Sordos ruidos

Finaliza 2019 en paz, con deberes de emergencia hechos. Quedan otros urticantes: la renegociación de la deuda externa, el marco regional y la reforma judicial y de la AFI.

Lo hecho, hecho está. Se llega a fin de año en calma, con un gobierno peronista que ha conseguido con un golpe uno-dos, la ley de emergencia solidaria y reactivación productiva y vio frustrarse, en la provincia de Buenos Aires, la reforma impositiva propuesta por Axel Kicillof. Se abre un pequeño paréntesis con un inhabitual trabajo en el verano, donde continuará el ordenamiento (en el caso económico para socorrer “a los más débiles”, según subrayó el Presidente), renegociar lo antes posible la deuda con los acreedores externos (¿habrá viajes a Brasil, Estados Unidos, con relaciones ajadas, y Europa?) y meter el cuchillo en los servicios de inteligencia y sus conexiones espurias con la justicia. Todo eso, y mucho más, habrá que hacerlo en los próximos meses, aunque serán tan importantes los primeros 120 días como los 4 años de gestión. Cualquier descuido puede ser peligroso.

Humanidad, en sucesivas notas, vino adelantando la táctica del “frentetodismo” para desplazar a Mauricio Macri, y el sector financiero, Con la unión del peronismo, el repliegue de Cristina a un papel secundario, pero potente en las decisiones y el rumbo, y la búsqueda de un hombre, que resultó ser Alberto Fernández, el jefe de gabinete de Néstor Kirchner. Todo acotado a un pequeño círculo : después de la 125, en 2008, Alberto pegó el portazo, se separó de Cristina, y el “reencuentro” reciente se coronó con éxito.

Si bien Fernández dijo haber aprendido “la lección” de la 125, sobre retenciones agropecuarias, todavía no terminó de conformar a los miembros de la mesa de enlace, que verán subir gravámenes para exportar. Del otro lado, no está muy conforme el poderoso camionero Hugo Moyano, pero posó para la foto del gran acuerdo social en ciernes. No hay mucho margen para las rebeldías en este momento. Sin luna de miel, se orejean las cartas cuál cerrada partida de truco. Recién comienza.

Alberto tomó la iniciativa, bajo el paraguas de Cristina, Se congració con los jubilados que pelean todos los días con la mínima, los movimientos sociales, los empresarios industriales, los curas villeros y sectores del radicalismo alfonsinista.

“Yo”, respondió secamente, cuando en medio de una reunión de asesores, uno de ellos le preguntó quien iba a coordinar la comunicación del gobierno, para ponerse en contacto. Sistema radial, como aprendió de Néstor Kirchner. Es lo que se está viendo en sus constantes apariciones en medios y redes sociales, con el apoyo de su “otro yo”, Santiago Cafiero.

Cristina y su centralidad: volvió a Cuba a visitar a Florencia

Cuando Humanidad escribió del “renunciamiento histórico” de Cristina, no sabía que eso significaría ocupar la vice, alentando la participación de los cuadros medios para entrar en lo que definió “una etapa superadora” de las anteriores gestiones kirchneristas.

Fernández fue el elegido para el Ejecutivo y ejecuta de manera eficaz, se sigue respaldando en gobernadores e intendentes peronistas y, con la ayuda del Nobel Joseph Stiglitz y su discípulo, el ministro Martín Guzmán, lidia con los inversores internacionales.

“Que los dirigentes de la mediana edad se hagan cargo”, expresó Cristina con su imperdible centralidad, pasando la posta a varios de sus preferidos, entre los que se cuentan el hijo Máximo, el gobernador Kicillof, el ministro del Interior, Wado de Pedro y los senadores Mariano Recalde y Anabel Sagasti. Ésta, de la conservadora Mendoza, cuya civilidad, con su movilización, hizo retroceder a emprendimientos mineros sin el debido sustento ambiental. Todos, por supuesto, subordinados a Alberto.

“Ella siempre influirá y estará presente en los debates, pero no quiere ser candidata”, le avisó en abril de 2018 a éste periodista, la senadora por Río Negro, Silvina García Larraburu.

Andando hábilmente, Alberto avanzó varios casilleros y Kicillof, por buenas que fueran sus razones, tropezó con el vallado de Juntos por el Cambio, encabezados por el intendente de Vicente López, Jorge Macri, primo del ex presidente.

Con otro discurso, Alberto no blande el látigo para castigar a las entidades financieras, pero les para el carro: basta de ganancias fáciles a costa de los trabajadores y la producción nacional. Sólo así – repite -, se dará cumplimiento, como hizo Néstor, de pagar lo que se debe al FMI. Kristalina Giorgieva, encantada hasta aquí.

Evo Morales preocupa a EE.UU.

Si bien hay problemas con la primera potencia por su visión regional, Alberto Fernández le demostró a Donald Trump, que no es “el cuco” que le pintaba Macri, con apoyo de otros presidentes latinoamericanos con los que quiere reencauzar los vínculos por esenciales cuestiones comerciales.

No admite la solución militar para Venezuela, pero convalida el informe Bachelet sobre violaciones de los derechos humanos. No mira para otro lado cuando se reprime en Chile, pero le otorga legitimidad al mandato de Sebastián Piñera. Le da cobijo político a Evo Morales, al tiempo (bajo “presión”, eso sí, de la Embajada) que le recomienda no reunirse con sus adeptos en la frontera entre Salta y Bolivia.

Alberto no acepta “estigmas” ideológicos, y se reconoce militante del Movimiento creado por el general Perón en la década de 1940. Identificado hoy con la prédica evangelizadora del papa Francisco.

Hay ruidos y complicaciones, producto de una manera de ser de los argentinos a los que les gusta “tensar la cuerda”. Con jueces, como decía el ex ministro Roberto Dromi, que se fijan la dirección de los vientos políticos y terminan “respondiendo a ellos mismos”. Habrá novedades después de la feria.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Sordos ruidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s