Ciencia Sociedad

El Estado no puede desentenderse de la regulación tecnológica

El diputado (MC) Osvaldo Nemirovsci, expone la necesidad de intervenir para contrarrestar el inmenso poder de las empresas dominantes del universo más concentrado de la tecnología.

Por Osvaldo Nemirovsci

En 1971 la marca Intel pone en el mercado un microchip. En 2018 la misma empresa lanza uno nuevo a la venta. El último tiene 3500 veces un rendimiento superior. Es 90 mil veces más eficiente y tiene un costo 60.000 veces menor.

Cuando la Apolo 10 parte hacia la luna casi 40 años atrás, llevaba una computadora que pesaba más de 30 kilos. La memoria RAM de esa computadora era de 64 K y la velocidad de 0,043 Mhz. Hoy, cualquier teléfono celular común puede contar con 8 gigabytes de memoria o disco duro y posee una velocidad cerca de 25 mil veces (¡Sí, 25.000!) mayor que la compu preparada para ir a la Luna. Y, la capacidad de almacenamiento de un celular actual ronda las 120.000 veces de mayor capacidad.

Cuando Heráclito nos dijo que “nadie se baña dos veces en el mismo río”, puso en valor el sentido del cambio, de la constante mutación de tiempos, espacios y condiciones de entorno . Aún para lo que parece igual se modifican las propias circunstancias y hace que el todo varíe su realidad.

De la misma forma pasa con los cambios tecnológicos. “Nunca se regula la misma tecnología”. De nada sirve invocar legalidades con diez o mas años de antigüedad y vigencia. Son como el río de Heráclito. Ya esa ordenación normativa no se encuentra con el mismo objeto de su reglamentación. Así como el río cambió, también cambió ese conjunto de conocimientos y técnicas que fueron regladas bajo otro contexto.

El avance, vertiginoso y cambiante de las innovaciones tecnológicas y el surgimiento de variables que, en forma colateral, enriquecen y agregan valor y nueva esencia como la producción digital y la vinculación cuántica, hacen imprescindible que la carrera entre derecho y ciencia aplicada para resolver problemas concretos, tenga paridad, equilibrio de partes.

No puede quedar fuera de la legislación ningún espacio del conocimiento que se ordena científicamente para ayudar a modificar entornos materiales o virtuales y se “use para crear instrumentos, artefactos, utensilios y conocimientos que permiten a los hombres y mujeres modificar su entorno y adaptarse a él” (Unesco, 2003).

El equilibrio entre legalidad regulatoria y práctica tecnológica se logra con fuertes actitudes políticas por parte de los Estados Nacionales. La Inteligencia Artificial, las Plataformas Algorítmicas, la Robótica, la Domótica, el mundo Cyborg (esa especie de combinación de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos) y el modelo de producción digital en forma integral deben ser los temas urgentes de actualización y modernización legislativa.

Ante el soporífero discurso de la ranciedad analógica que convoca a épicas políticas desgastantes e inútiles, debemos poner más claridad sobre las categorías de aliados, adversarios y enemigos, sin confundir ubicaciones.

Nemirovsci: “El Estado debe segura el uso democrático de la tecnología”

Hay que saber cómo, con qué y con quiénes se puede encarar la pugna entre el inmenso poder de las empresas dominantes del universo más concentrado de la tecnología y el deseo de los Estados Nacionales. El objetivo: asegurar usos democráticos en el campo de la comunicación, la salud, la educación, el trabajo, el comercio, el cuidado del ambiente y el respeto a las privacidades civiles y los derechos humanos, entre otras parcelas donde existen y habrá conflictos de intereses.

Conformar, en nuestra Argentina, una potente mayoría política, social y cultural en la coincidencia de estos temas es una decisión estratégica. Mas allá de las urgencias que provoca el hambre y la miseria de tantos argentinos y la vulnerabilidad en que se encuentran, y la lógica prioridad que el nuevo gobierno asigna a resolver esto y poner en orden una economía fuertemente desordenada por la anterior gestión, no carece de importancia el tema planteado. En el mediano plazo será vital. 

0 comments on “El Estado no puede desentenderse de la regulación tecnológica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s