Argentina Política

Lavagna asesora a Alberto con guantes blancos

Tercero lejos en las últimas elecciones, el promotor del consenso, Roberto Lavagna, reconoció que aconseja al presidente Alberto Fernández. Pidió ocuparse de la deuda, sin exagerar.

Con los dados echados, es más fácil ubicarse y hablar. La soñada ancha avenida del medio, se convirtió en una callejuela, en la que su principal hacedor, Roberto Lavagna, uno de los que reniega de la “grieta” existente en la sociedad, asesora y aconseja al ministro Martín Guzmán y al presidente Alberto Fernández. Es decir, como es natural, se volcó hacia el ganador, a pesar del peso del cristinismo que rechazaba. Y logró colocar a varios de sus hombres en puestos de relevancia, entre ellos su hijo Marco, en el Indec.

No hay acuerdo formal. ¿Para qué? Mejor así, sin jugarse demasiado para ver como evoluciona el proceso y, si termina mal, exhibir las manos limpias. Mientras tanto Zanón Biagosch, Carlos Bourbeigt, Rodolfo Gil y Matías Tambolini, se ubicaron en la administración F-F.

Caracterizado como “mal político” por quién lo fue a buscar a la costa, Miguel Pichetto, el ex candidato a vice de Mauricio Macri, Lavagna suele comunicarse a través de un operador, diputado nacional, para sentar su posición y ponerse a resguardo de los cascotes.

Ayer habló por radio y tuvo algunas definiciones, las mayorías favorables a Alberto, con algunas discrepancias puntuales que, en principio, minimizó.

Lo cierto es que desplomó el armado del Consejo Económico y Social, por el comportamiento corporativo y mezquino de los diferentes sectores. “Nadie quiere ceder nada”, lamentó. Metió en la misma bolsaa, en el espacio de los más pudientes, a empresarios, sindicalistas, jueces, productores agropecuarios…”todos, en general”.

Por lo tanto, rechazó ponerse al frente de ese organismo que reclama un sector del radicalismo encabezado por Federico Storani, porque cada uno, con ceguera colectiva, “defiende sus derechos”. Apuntó que además de negociarse las nuevas condiciones del pago de la deuda externa, hay que resolver temas candentes como precios y jubilaciones.

Lavagna se ubicó como “estratega de cuestiones de mediano y largo plazo”, para facilitar que el gobierno del Frente de Todos proponga medidas para la coyuntura. Que apoyará o no, desde el pedestal en el que lo colocó el mismo Alberto.

Lavagna hizo suyo el postulado de Einstein, que tanto recita el Presidente: no pretendamos para cambiar para bien, si nos mantenemos inflexibles en caminos que conducen al precipicio. Al pasar, mencionó prestar atención al desarrollo del pozo petrolífero no convencional de Vaca Muerta, en Neuquén.

Evocando a Perón, que aplicó en la acción propuestas que declamaban en la teoría otros partidos, Lavagna elogió a Fernández por atender “urgencias”. Mencionó a las tarjetas para combatir el hambre, poniendo plata en el bolsillo de la gente humilde, y la moratoria para las PyMes, que “pagaban absurdos intereses”.

Puesto a elegir, Lavagna resaltó la labor de Alberto frente a los 4 años de Macri. “En el consenso hicimos punta nosotros”, se ufanó y no se privó de criticar el segundo período de Cristina Kirchner: “Venimos de 8 años de estancamiento”, subrayó.

Como asesor en las sombras, y tras admitir que es correcto enfocar en la producción y el empleo “mirando hacia adentro del país”, Lavagna, le pidió a Fernández que “no exagere” con la renegociación de la deuda, a la que no obstante consideró un tema complicado al que hay que darle solución en las próximas semanas.

Apoyó lo que se está haciendo con las jubilaciones. “Desarmar la movilidad era inevitable”, dijo, aunque reconoció que mucha gente no había hecho aportes. “El sistema está quebrado y no hay que actuar demagógicamente…una de las causas mundiales es el alargamiento del período de vida de los humanos, y no hay aportes genuinos por la pobreza y la falta de generación de empleos”.

Tuvo un párrafo contundente sobre el FMI, diferenciando su actuación del 2002 con la actual. “No es el mismo Fondo de antes, durísimo, pero tampoco va a jugar sin más a favor de la Argentina. Antes representaba al sector privado, ahora les pide a éstos una contribución sustancial porqué la Argentina no puede pagar en las condiciones pactadas”.

Pícaro, Lavagna hizo notar que el FMI deberá precisar “cuál es su aporte” y dijo esperar que influencia sobre el Club de París y de plazos más largos de refinanciación. “Ahora, el problema lo debemos resolver nosotros”.

Reconoció que la economía “aún no arrancó”, pero enseguida morigeró: “hay indicios para ser optimistas. Alberto hace esfuerzos de apertura hacia diferentes sectores y eso es valioso. Es dialoguista e inclusivo. Lo creo genuino. Los resultados se verán en el tiempo”, se puso a resguardo.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Lavagna asesora a Alberto con guantes blancos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s