Sociedad

Suplicio de Tántalo para los jubilados-jubilados

El gobierno del Frente de Todos, transita días cruciales. Además de la renegociación de la deuda externa, debe atender problemas internos, sin que el hilo se corte por lo más delgado.

Todo se repite. Un abogado, experto en en el tema previsional, contaba el caso de su tía, ya fallecida, que después de trabajar 47 años en una empresa privada, se jubiló, percibiendo una remuneración que le permitía moverse con cierta holgura, acorde con los aportes obligatorios hechos durante toda su vida. Hasta podía ayudar a hijos y nietos. Terminó apenas sobreviviendo, ayudada por familiares solidarios.

“Es lo que le sucederá los que perciben entre los 60 y 75 mil pesos. Empezarán a darles aumentos menores a la inflación y cuando se quieran acordar, estarán cobrando la mínima”, advirtió. Confirmó así el el planificado achique de la pirámide previsional, anticipado por el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, lo que dio lugar a un posterior reto del presidente Alberto Fernández. Pero los hechos, son los hechos.

Y algo de eso hay. Muchos testigos de tales descalabros ya pasaron al otro mundo. Pero otros que no pierden la memoria, por más que el abogado Martín Leguizamón, en varios fallos, haya impuesto el derecho al olvido a Google Inc., en causas resonantes que hacen ruido mediático.

Ahora, los que cobran más de 20 mil pesos, reciben el castigo estatal (“algo injusto, pero inevitable”, según la especialista Mirta Tundis, quien percibe un suculento salario como diputada por el Frente Renovador y ubicó a varios familiares en puestos administrativos). Mientras, jueces, diplomáticos y ex legisladores, corcovean porque se está a punto de quitarle “privilegios”. Lo mismo hacen ricos productores agropecuarios víctimas del “agobio” impositivo que procura igualar socialmente y destartalar asimetrías peligrosas con los pobres estructurales, un tercio de la población, aproximadamente.

Los jubilados y pensionados no tienen fuerza ni poder de lobby. La cuerda siempre se corta por lo más fino. Recuérdese la lucha de Norma Plá contra el ministro que necesitaba 10 mil dólares mensuales para vivir dignamente y lloriqueaba, antes de fracasar estrepitosamente al querer incursionar en política.

A propósito, el autor de esta introducción, trae a cuenta el comienzo de una nota escrita para el diario “Río Negro” hace 8 años. Se titulaba “Tan cerca y tan lejos”. Dice así:


Argentina transita una variante del suplicio de Tántalo, sentenciado por Zeus a una tortura eterna: tenía al alcance de la mano lo necesario para calmar su sed y hambre, pero cuando intentaba beber o comer, el agua y los frutos tomaban distancia por arte de magia y se tornaban inaccesibles. O, a la inversa, padecía en carne propia los versos de un tango escrito por Horacio Guarany, donde el protagonista se desesperaba por aproximarse a quien quería, advirtiendo que si esta persona se le acercara, él se alejaría”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Suplicio de Tántalo para los jubilados-jubilados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s