Derechos Humanos Sociedad

La dictadura militar del ´76, la peste que nunca más debe volver

La resistencia se hizo imparable a través de las rondas de la Madre de Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, durante la disputa del Mundial de fútbol de 1978.

Siempre fue difícil explicar abiertamente dentro de la Argentina, tras el golpe cívico militar del 24 de marzo de 1976, las derivaciones de la cacería clandestina desatada por las Fuerzas Armadas y policiales. Las primeras en salir a la lucha callejera fueron las Madres de Plaza de Mayo, ante el cierre de las “instituciones” donde reclamaban por la suerte de sus familiares, la mayoría jóvenes, capturados sin órdenes judiciales.

Era otro contexto. En el exterior solo unas puertas se entreabrían y recién se tomó verdadera dimensión sobre la tragedia de los “desaparecidos”, con el desbarranque del “proceso” y la proximidad democrática, previa escala en la aventura de la guerra de Malvinas. La consagración de la película “La Historia Oficial”, de Luis Puenzo, ganadora del Premio Oscar en 1986, fue un punto de inflexión en relación con las atrocidades perpetradas por los “majestuosos” alumnos de Washington.

Con la complicidad de la prensa, la Argentina se convirtió en “territorio liberado” para la practica del terrorismo estatal. Un periodista, hoy uno de los editores de Humanidad, en esa época oscura, en los´80, estaba en contacto con las mujeres que desafiaron al régimen y le hizo la primera entrevista, 2 años más tarde, al premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

Una gran diferencia con el presente, a 44 años de esa dictadura. Hoy se decretó un confinamiento obligatorio en los domicilios a través de una cuarentena, para salvar vidas ante el avance del coronavirus, “enemigo invisible”.

En junio de 1978, mientras se disputaba el campeonato mundial, con la asistencia de los comandantes genocidas, un cronista holandés entrevistó a un grupo de madres, que gritaron angustia y horror ante el secuestro de sus hijos y la indiferencia de la Iglesia, Embajadas y Consulados. La prensa no fue la excepción. Se amoldó en general, a punta pistolas y amenazas, a la censura de quienes pregonaban: “los argentinos somos derechos y humanos”.

“¿Dónde estabas en ese momento? ¿Qué hiciste para impedirlo?”, preguntó al periodista-editor un colega del diario Boston Globe. Imposible responder, sin hacer notar el clima de indefensión y de pánico que imperaba en el país. La relación de fuerzas era desproporcionada. Había piedra libre para los operativos sucios por parte de los dueños y señores de la muerte de otros, y el establecimiento de centros irregulares de detención y tortura y hasta de una escuela emblemática de la Armada convertida en campo de concentración.

Hay filmaciones de ese año mundialista, donde se ve a esas osadas mujeres denunciar el nacimiento de niños como NN, luego objetivo noble de búsqueda de otra organización respetada en el mundo entero, las Abuelas de Plaza de Mayo.

Por la pandemia, a 44 años de ese golpe, no hay en esta jornada movilizaciones públicas para repudiar ese levantamiento contra María Estela Martínez de Perón, residente en España.

Se lo recuerda a las víctimas desde las casas, con flores y pañuelos blancos, haciendo carne los postulados de verdad, memoria y justicia. Humanidad creyó oportuno reproducir como destacada una foto simbólica donde un grupo de mujeres (se la ve a Hebe de Bonafini), es rodeado por un enemigo visible, armado, pestífero y montado, que finalmente cayó vencido por un alud democrático y popular, aún con sus imperfecciones.

0 comments on “La dictadura militar del ´76, la peste que nunca más debe volver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s