Política

Lo que mortifica es la convivencia

El coronavirus es un hecho extraordinario que, como otros, altera costumbres. ¿Por qué la inteligencia de los humanos, conduce a divisiones y hechos calamitosos?

El virus que hoy nos acorrala – como ocurrió en el pasado con catástrofes con efectos deletéreos: guerras, armas biológicas, nazismo y bombas atómicas, para mencionar unos pocos -, demuestra que, sin ignorar épocas mejores y/o felices, cuánto mortifica la convivencia. El encierro, festejado para preservar vidas por sobre el vil mercantilismo (que divide de manera tajante, por ejemplo, las posiciones de Alberto Fernández y su par brasileño Jair Bolsonaro), provoca incomodidades y agudiza las falencias en el voluble espíritu humano, tan difícil de conformar.

Pontificar que siempre que llovió paró o que no hay mal que dure 100 años, suenan a estampillas de colección. La falsedad es más antigua que el árbol del Edén, repetía Orson Welles.

El intelectual norteamericano antisistema, Noam Chomsky (tolerado por el sistema capitalista como válvula de escape), alienta a niños y jóvenes a explorar actividades creativas para “entender” el mundo. Entender lo nuevo, a través del conocimiento, como propuso el analista Jorge Castro, en una reciente nota, para afirmar que, a pesar de los desatinos de los líderes mundiales, Estados Unidos y China seguirán predominando en la tierra el día después de la pandemia.

Chomsky propone incitar a jóvenes a responder preguntas motivadoras: ¿Cómo vuela un mosquito bajo la lluvia? Eso lleva a calcular la presión que ejerce el agua caída del cielo (capaz en ocasiones de aplastar a seres mucho más grandes), y así incursionar en algo de historia, biología, organismos, etc.

La peste, originada en una provincia de China, que hoy tiene a maltraer a la humanidad y genera una nueva lucha por la supervivencia, se tradujo en la Argentina en el acercamiento forzado entre el presidente Alberto Fernández, con sectores de la oposición, en los que claramente sobresale Horacio Rodríguez Larreta, del PRO. Además de un aliado con perfil propio, Axel Kicillof, gobernador de la principal provincia del país y del espacio de Cristina K, quien se comporta mejor de lo previsto por los grandes medios que ven en ella a “un cuco”)

LEER MÁS:

Tratan, con esfuerzo, de no desentonar en la lucha contra la pandemia. De mostrar un frente unido frente a la negociación con los implacables acreedores, que quieren cobrar a cualquier costo. Saben todos (pero prefieren omitirlo) que en la Argentina hay problemas estructurales a la deriva: sanitarios, sociales, educativos. El transporte público y los asentamientos marginales, coinciden intendentes peronistas y de Cambiemos de AMBA, son focos infecciosos muy peligrosos.

El recurrente ciclo default-acuerdo-default-acuerdo, es una fórmula exitosa para algunos. ¿Será por eso que el juego nunca se acaba? Ahora, hay que esperar al próximo 22. Las posiciones entre Martín Guzmán y los “lobos de Wall Street” parecen “no sostenibles” en el tiempo. Pero,¿quién sabe? Las cuestiones financieras tienen vericuetos técnicos que las personas comunes no alcanzan a captar. Y, como se dijo, el saber es un valor inestimable.

Con peste o sin ella, la disputa por el poder no desaparece. Se difumina. De pronto, con el Congreso cerrado (ahora ya habilitado en forma remota, como corresponde en una democracia, en la encrucijada planetaria), se demora el impuesto a los ricos, que como cantaba María Elena Walsh, tienen la sartén por el mango, y el mango también.

Chau guardapolvos blancos: la educación privada le ganó a la pública

Los sectores duros (extremistas dirían algunos), debieron dejar paso a la influencia de Roberto Lavagna, para que en las sesiones de esta semana pudiesen aprobarse la mayoría de los DNU del Ejecutivo para atender el estado de emergencia. Van 5 meses. Un comienzo distinto a otros, con partidas simultáneas de ajedrez. Con tamaños adversarios, imposible ganarlas todas. Por lo menos no hay espacio para el aburrimiento. En la Argentina está todo por hacer.

Pobres y ricos, con distintas expectativas, miran como el país es pieza apetecible para los acreedores. Grandes empresarios nacionales ponen la mano en varias alcancías.. ¿Cómo ser así deudores confiables y buenos pagadores? Caminando con un bastón. Una vez, Lavagna dijo que había que llegar a las elecciones con “muletas”. Parece que de eso se trata.

Con este panorama incierto, María O´Donnell sacó un libro sobre “el caso Aramburu”, ejecutado por los Montoneros después del Córdobazo, en 1969, durante la presidencia de facto de Juan Carlos Onganía.

Según la autora, “es una historia incómoda” que genera una discusión de cuando empezó la violencia más reciente de la historia nacional.

Firmenich, cuando cayó preso por la ejecución de Aramburu. Luego fue indultado.

“Trata  – dijo al diario La Nación -, sobre la reivindicación de (Mario) Firmenich de haber matado cuando tenía veintipico de años a Aramburu, como venganza por lo que significó la llamada Revolución Libertadora, con más de quince años de proscripción del peronismo, el exilio de Perón, el fusilamiento de Juan José Valle y el secuestro del cadáver de Eva”.

El siguiente diálogo entre O´Donnell y Firmenich (el máximo jefe Montonero vivo en Europa), rescatado por la periodista Alejandra Conti, explica desde un ángulo particular, por qué anida tanto odio en la Argentina:

  • ¿Por qué Aramburu?

Alzó sus cejas tupidas, ya grises y tarareó:

  • Fumando un puro/ me cago en Aramburu/ y si se enojan / también me cago en Rojas.

Sonrió y me observó. No supe que decir.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Lo que mortifica es la convivencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s