Argentina Política

Ánimos caldeados por los cereales

Noguera, Fara y Haime y la post pandemia: avance de los K, el rumbo del Gobierno, la economía en la tormenta, la oposición desarticulada, las luchas internas, el humor social.


Para uno, Felipe Noguera, en la Argentina, “la cuarentena fue peor que la pandemia”. Para otro, Carlos Fara, los factores externos, sobre todo económicos y sanitarios (uno de ellos es saber si habrá vacuna para prevenir el coronavirus), incidirán en la marcha del heterogéneo gobierno del Frente de Todos. El tercero en discordia, Hugo Haime, rescató los aún altos niveles de aceptación de Alberto Fernández, que deberán ser reexaminados, cuando pase la peste. Con discursos distintos (flotó en el ambiente “lo peor está por llegar”), los tres consultores intercambiaron ideas virtualmente con la coordinación de Marilú Brajer de la ALCoP.

Humanidad, escuchó a Noguera expresar que hay condiciones preexistentes ocultas o no tanto que prefiguran que la crisis empeorará. Señaló que en el Gobierno conviven el kirchnerismo con el peronismo más clásico. Añadió que la oposición no se recuperó de la derrota electoral, con una singularidad: Horacio Rodríguez Larreta “es el jefe real” (¿?) y Mauricio Macri el “formal”. La tildó de “fuerza desarticulada”.

Tras dar datos históricos, dijo que Alberto no mostró la decisión de enfrentar y desplazar a Cristina y que por eso el kirchnersmo avanza sobre la justicia y en la intervención y eventual expropiación de la cerealera Vicentin, lo que a su juicio no tiene otra explicación que “la acumulación de poder”.

Fara expuso que dado el estado de incertidumbre sobre la evolución de la pandemia “hay que esperar”, mientras se trata de resolver el tema de la deuda externa, para recuperar la actividad económica e integrarse al mundo.  Reiteró un concepto: Alberto se movió en los primeros meses como “un gran equilibrista” y fue apoyado porque llegó para “encender la economía que Macri apagó”. Pero de repente se encontró con la inesperada pandemia.

Haime advirtió que cuando termine la cuarentena la economía estará más en ebullición. “El PBI es el mismo que hace 20 años. Macri dejó 35 puntos de pobreza y eso se incrementará al 50”. Aceptó que a Alberto le costó acomodar las fichas y que en este tránsito de 6 meses se encontró con 8 millones de personas no registradas en ningún lugar a las que había que asistir. “Todo muy complejo, con la sociedad asustada y preocupada por el virus. Lo que fue exitoso en los primeros meses, puede no serlo” en el futuro próximo.

Alberto, Horacio y Axel, en la superficie. Cristina y Mauricio, entre bambalinas

Para Haime los que demandan más protección son los propios votantes del FdT, en tanto los sectores medios y altos, reclaman mayor apertura y ´volver a una vida normal´”. Como Fara, apuntó que no hay que desatender el contexto global.

Pronosticó que “vamos nuevamente a una grieta política, social y económica” básicamente a raíz de “los grandes bolsones de pobreza”.

También aventuró que, pese al caso Vicentin y a la dicotomía peronismo-antiperonismo, Alberto intentará un acuerdo con el empresariado, con el apoyo de Roberto Lavagna y de Sergio Massa, quienes buscan una mayor igualdad social con más moderación que el cristinismo.

Noguera apuntó que la polarización se da en todo el planeta, pues hay mucho desconocimiento sobre lo que está pasando. Planteó algunos escenarios. En su criterio, los embates del kirchnerismo convierten al Presidente en “el eslabón más débil”.

No descartó que Larreta, a quien describió como “más albertista que Alberto”, pueda explorar un mayor acercamiento con el Presidente, si es que éste antes no logra ordenar a las huestes de Cristina. Consideró que las elecciones de 2021, en un cuadro polarizado, abrirán la oportunidad de construir políticas desde los distritos.

Los desafíos de la Argentina para la post-pandemia

Fara avisó que como se está en “el piso”, la recuperación económica puede llegar si “el coronavirus no sigue endemoniado”. Coincidió que una tarea pendiente es calmar el mal humor social y los conflictos internos, donde predominan las alas más radicalizadas. Eso se traduce en los grandes medios, aunque consideró menor el tema de la infodemia al lado de la pandemia.

Fara opinó que Alberto coincide ideológicamente con Cristina, “no tanto en las expresiones” o maneras de presentarse ante la sociedad.

Haime también apuntó a los factores contradictorios que se dan en la comunidad, con una Patricia Bullrich, del PRO proclamando que “Alberto no sabe gobernar”.

La pelota la tiene el gobierno. Alberto empezó muy bien, como padre protector y últimamente no está siendo muy feliz en las ruedas de prensa, donde parece presentarse como el Presidente del AMBA”, estimó.

Y ahí deslizó una crítica con datos: “El 35 por ciento del país está en cuarentena y el 65 del interior, trabaja y produce. Se cumple el ´Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires´” .

“Al gobierno – enfatizó Haime – le está faltando una doctrina, decir adonde va, cuál es su rumbo definitivo. Alberto se definió como capitalista y no creer en la expropiación, antes de proceder excepcionalmente con Vicentin”.

Reconoció que está en medio de “una ensalada” porque le permite a la oposición sentenciar que “se está sacando la máscara” y que “todo lo que hace está mal”.

¿Qué hubiese pasado con Macri como Presidente? “Ya lo fue y no bueno – contestó Noguera – porque no respondió a su base, la clase media. Hoy ni ejerce un liderazgo ni deja abrir su espacio. Tendrán que deshacerse de él o activarlo”.

“Los ánimos están caldeados. Con Macri no hubiese sido mejor. Estamos necesitando creer (como cuando vamos al médico) en que Alberto está haciendo las cosas bien”, completó.

Haime, para finalizar, consideró que Alberto aún mantiene un fuerte respaldo, pero está claro que después del virus, pesarán (ya están pesando), la desocupación, la inflación, la corrupción en sus distintos niveles y también la cuestión sanitaria.

“Todo está muy líquido. No se puede hacer una lectura lineal”, concluyó.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Ánimos caldeados por los cereales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s