Argentina Política

La caja de pándora peronista

La irrupción exitosa de Massa, que no comparte por no ser inclusiva, la parada de Alberto, la sorpresa de un gobernador, la influencia de Cristina y el papel de la CGT, según Guillermo Moreno.

Lo consideran prepotente, marginal, honesto. El exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno (sí, el que hizo estropicios en el hoy confiable INDEC), se animó a dibujar el escenario político futuro: con el peronismo como actor de un “ciclo especulativo rentístico que llegó a final”, para dar paso a otro “producción y trabajo, sobre todo, si en los Estados Unidos (la única potencia que quedó en pie) gobierna el Partido Republicano”.

En un esfuerzo interpretativo de Humanidad de las declaraciones del “napia” a Enrique de la Calle, de APU, se desprende que Moreno: presta atención sin adherir a Sergio Massa (al que vincula con Carlos Melconian y la conducción de la UIA); a Cristina Kirtchner y, por añadidura a La Cámpora; a “un gobernador” enigmático, que entremezcla luego con “un grupo”; a cómo se pare el presidente Alberto Fernández (lo tacha si insiste con su postura socialdemócrata); y a la “voz” de la CGT si es que se articula detrás de un modelo de desarrollo. Muchos condicionantes.

La palabra clave es “inclusión” para los próximos 10/20 años. Dirigida hacia “una mayoría” para la que brega, según él, Massa contemplando una desocupación del 12 %  y una pobreza del 25 %; o para “todos”. El abraza la segunda, la movimientista, con aspiraciones “a una desocupación del 2%, nunca del 12”.

Moreno no come vidrio. Acepta que Massa está dentro del peronismo, dispuesto a “dejar afuera a una minoría intensa” que expresa el PJ y que tiene un antecedente concreto en la presentación conjunta que hizo en Davos, con el expresidente Mauricio Macri, en los albores del mandato de Cambiemos, en 2016. Que luego estalló por los aires, hay que recordar.

“Todo está preparado para Massa, como a fines de los ´80 estuvo preparado para (Antonio) Cafiero, pero apareció un (Carlos) Menem, el de las patillas no el neoliberal”. Moreno toreó al jefe del bloque de diputados del oficialismo para que “hable” de su reunión con Marcelo Mindlin y Marcos Bulgheroni, y diga “cuál será el precio de los alimentos” internos y si le dará juego orgánico a la central obrera.

Moreno: “Alberto puede conducir el nacionalismo de inclusión, si se define como peronista con todas las letras”

¿A La Cámpora? “La vemos, por supuesto – sostiene -, donde está Cristina, que tiene su suerte atada a la de Alberto…por eso hablamos de un gobierno de transición…Alberto va a ser (Eduardo) Duhalde o (Néstor) Kirchner”.

Ahí expone: “Hay que ver qué hace Cristina, no ella en tanto persona, sino como representante de una fuerza política. ¿Su fuerza va a acompañar a un nacionalismo de exclusión o a uno de inclusión? Hablo de nacionalismo de inclusión o exclusión, porque eso es lo que pasa en el mundo. En Argentina, el nacionalismo de inclusión se llama peronismo”.

¡Atención! Moreno cree que Massa, cuyo derrotero no comparte, “puede ser exitoso y ganar las elecciones” porque en noviembre/diciembre de este año empieza el modelo de “producción y trabajo”.

“Se empezará con el 55% de pobres, como se midió históricamente y lo vas a bajar. Pongamos que gana Massa esa discusión de la que hablamos. Va a ser exitoso y va a ganar las elecciones, porque del 55 al 25 % es un éxito social muy importante. Pero en el medio va a destruir al movimiento obrero organizado”.

Ya no tan alejado de “la jefa”, exhortó al sector referenciado en Cristina a “discutir estos temas”, si no quieren terminar “en una reunión junto con Massa, (Jorge) Brito, Bulgheroni y Mindlin. En el esquema de Massa – afirma – el kirchnerismo no tiene ningún futuro. En el nacionalismo de inclusión, sí”.

Define a La Cámpora como “una organización con capacidad de formación de cuadros para un modelo de desarrollo basado en la producción y el trabajo, que incluya a todo nuestro pueblo. Generacionalmente, La Cámpora puede desempeñar ese rol”.

¿Y Alberto? “No sé donde está. Queremos que le vaya bien, pero es él quien se define como socialdemócrata y que tiene un jefe de gabinete (Santiago Cafiero) que dice que es post moderno”.

Moreno, al que no se le puede negar su condición de justicialista histórico, apuesta a que “un grupo de gobernadores peronistas de una sorpresa”, junto con el cristinismo y enfrente “al espacio que conduce Massa”. Aquì da un giro inesperado, a favor de Alberto: ¿Puede conducir el nacionalismo de inclusión? “Sí, pero tiene que definirse como peronista con todas las letras”.

Le parece a Moreno que La Cámpora y el Instituto Patria “no están debatiendo” el tema, porqué están “preocupados con la gestión y las urgencias”. Pero “van a tener que tomar decisiones. Y, tal vez, esa decisión sea acompañar a Massa…entonces, estaríamos en problemas”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “La caja de pándora peronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s