Cultura Sociedad

Peter Sellers, una bocanada de aire fresco

Hace 4 décadas, a los 54 años, moría Peter Sellers. El actor era reconocido como un genio cómico, inmanejable para los directores. Curiosidades de su triste vida personal.

Cada uno lo recordará a su manera. Humanidad tiene en mente La fiesta inolvidable, donde encarna a un torpe actor hindú que se resiste a morir e, invitado por error a una celebración de estrellas de Hollywood, provoca desastres descomunales; Desde el jardín, en la que es un analfabeto, en contacto con el mundo exterior sólo a través de un televisor. Lo que lo lleva, por un hecho fortuito, a ser adoptado por una pareja de millonarios que lo que considera un sabio por sus respuestas sencillas y metafóricas relacionadas con flores y árboles; y la taquillera La pantera Rosa, en la que comienza haciendo un papel secundario, el inspector Clouseau, tan incompetente y entrañable que se termina comiendo la pantalla.

Un 24 de julio de 1980 nos dejaba Peter Sellers y el blog SundanceTV, de España, difundió una serie de curiosidades de la que éste sitio se hace eco:

Hijo de un matrimonio de actores, mantuvo una gran relación con su madre, al contrario que con su padre, quien siempre lo menospreció. Se llamaba Richard Henry, pero el nombre con el que saltaría a la fama, que era también con el que sus padres se dirigían a él, en realidad pertenecía a su hermano mayor, nacido muerto antes de que él viniera al mundo.

Quizás estos antecedentes familiares expliquen que Sellers haya encarnado a la perfección el mito del payaso triste, es decir, capaz de hacer reír a millones en la gran pantalla pero profundamente infeliz en lo personal. Y es que tenía un carácter tan inestable – depresivo e inseguro, drogodependiente, con ataques de histeria y violencia – que lo condujo a cuatro matrimonios desastrosos y a una nefasta relación con sus hijos.

LEER MÁS:

Reír llorando

A propósito de la nota La ambigüedad del vivir, de Joaquín Paganetti, donde refleja una cosmovisión de la vida –Seguir leyendo

Tras su paso triunfal en la radio y en la TV británicas como uno de los miembros del trío cómico The Goons, inició su carrera en el cine con pequeños papeles que aprovechaban su faceta cómica. Aunque despuntó en El quinteto de la muerte (1955), su primer rol importante fue en Un golpe de gracia (1959), en la que interpretó a los tres protagonistas, uno de ellos mujer. Ello explica que Stanley Kubrick lo escogiera para su Teléfono rojo: ¿Volamos hacia Moscú? (1964), donde en principio Sellers tenía que encarnar a 5 personajes, aunque al final solo hiciera 3. Además, el actor era famoso por su capacidad de improvisación y, de hecho, cuenta con el honor de haber sido el único a quien Kubrick le permitió hacerlo.

Inicios musicales

Su primera incursión en el mundo del showbusiness fue como baterísta de una banda de jazz; y se le daba tan bien que recibió numerosos elogios de la crítica. Se retiró cuando los bolos empezaron a escasear. Años después, grabaría un LP con la actriz italiana Sophia Loren, titulado Peter & Sophia, que contó con el hit “Goodness Gracious Me”.

Seller grabó varios discos como monologuista cómico, que fueron producidos por George Martin. Se inició así una estrecha relación con este productor, lo que le llevaría a conocer a George Harrison y Ringo Starr. Fue tan bueno el rollo que surgió, que el actor les rindió un homenaje con una versión cómica de la canción “A Hard Day’s Night”, que interpretó como si fuera Ricardo III de Shakespeare. Los Beatles, por su parte, lo distinguieron como uno de los primeros en recibir una maqueta del White Album.

Peter, desopilante en La fiesta inolvidable

Profundamente supersticioso, tenía una fobia patológica al color verde – que le daba “malas vibraciones”– y al púrpura. Esta última aversión fue gentileza de Vittorio de Sica, quien, durante el rodaje de Tras la pista del Zorro (1966), le informó de que era “el color de la muerte”. Asimismo, creía en los espíritus y tomaba las principales decisiones de su vida siguiendo los consejos de Maurice Woodruff, su astrólogo de cabecera.

Peter falleció de un ataque al corazón en 1980, pero no era el primero que padecía; ya en 1977 había tenido otro. Sin embargo, la peor experiencia con esta enfermedad –agravada por las drogas y un ritmo de trabajo demencial– la vivió durante el rodaje de Bésame, tonto (1964) de Billy Wilder, que tuvo que abandonar porque sufrió nada más y nada menos que 13 infartos, en uno de los cuales fue declarado muerto durante un minuto y medio.

1 comment on “Peter Sellers, una bocanada de aire fresco

  1. Recuerdo esta pelicula que la vi en el cine
    Aproximadamente 12 veces cada vez que invitaba a una dama
    Distinta
    La fiesta inolvidable
    Un gran actor y famoso
    Por la pantera rosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s