Salud Pública Sociedad

“Al límite de nuestras fuerzas”

Imperdible nota de Nora Bär, en La Nación de hoy, para tomar conciencia del grado de dramatismo que se da en las salas de terapia intensiva por el coronavirus.

Según el último reporte del Ministerio de Salud de La Nación, la ocupación de las terapias intensivas se ubica entre el 60 y el 70%. Sin embargo, por distintas causas entre las que se encuentra el agotamiento y los contagios en el equipo de salud, esa cifra se está acercando peligrosamente a los límites operativos en gran parte del país, escribió hoy la periodista especializada Nora Bär.

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva acaba de difundir una carta abierta a la comunidad en la que advierte que “Los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de terapia intensiva sentimos que estamos perdiendo la batalla. Sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando. La mayoría de las unidades del país se encuentran con un altísimo nivel de ocupación. Los recursos físicos y tecnológicos son cada vez más escasos. La cuestión principal, sin embargo, es la escasez de los trabajadores, que a diferencia de las camas y los respiradores, no pueden multiplicarse. Los intensivistas hoy nos encontramos al límite de nuestras fuerzas, raleados por la enfermedad, exhaustos por el trabajo continuo e intenso”.

A Gerardo Rossell y Andrea Manna, docentes de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, ayer el dolor se les mezclaba con la rabia. La madre de Gerardo, Norma Catardo, de 87 años, acababa de morir por Covid y la médica que la atendía en el hospital Vélez Sarsfield les había dicho que no habían podido ubicarla en terapia intensiva porque no había camas. “Solo después de que hicimos público el problema y de que interviniera un programa periodístico, la llevaron a un shock room” , cuenta Andrea, cuyo padre también tiene diagnóstico positivo y varias comorbilidades.

El SARS-CoV-2 había llegado al hogar en el que ambos estaban alojados el 14 de agosto. El jueves pasado llamaron al servicio de urgencia y se la llevaron con “código rojo” por la baja saturación de oxígeno. Pasó la noche en la guardia y al día siguiente la llevaron a una sala común. “El viernes nos dijeron que estaba estable y que probablemente le darían el alta -prosigue Andrea-. El sábado, que tenía neumonía y pronóstico reservado. El domingo no tuvimos noticia. Todo por teléfono. El lunes a la mañana nos llamaron diciendo que estaba muy mal, con una máscara de oxígeno y que le habían puesto morfina para mitigar el dolor. Nos dijeron ‘no tenemos cama, la última se ocupó el domingo a la noche’. Y que podíamos pedir un traslado a PAMI, pero que en general no llegan a tiempo. Lo contamos en Twitter y después de que se publicó una nota periodística, la pasaron a una sala contigua a la terapia intensiva y apareció el respirador”.

0 comments on ““Al límite de nuestras fuerzas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s