Internacional Política

Coronavirus: la realidad contraataca

La jefa de la DW en la capital de EE.UU, sostuvo que la forma en la que el ahora contagiado Trump minimizó el Covid-19, influirá en las elecciones de noviembre.

Por Inés Pohl (DW-Washington)

Y ahora él también se ha contagiado. Durante meses, Donald Trump ha minimizado los peligros del COVID-19, se ha burlado de las personas que intentan protegerse con mascarillas, declaró a la enfermedad, potencialmente mortal, de invención demócrata, y afirmó que todo esto no era tan grave.

Aunque todavía es muy pronto para prever cómo evolucionará la salud de este hombre de 74 años, los efectos sobre la campaña política, a tan poco tiempo de las elecciones presidenciales, son desastrosos.

Todos los intentos de desviar la atención de sus propios fracasos, de restar importancia al hecho de que no existe un plan nacional congruente para proteger a la gente, de haber dejado en la estacada a los gobernadores ante la pandemia, y de que más de 200.000 estadounidenses han muerto a causa del virus, ya no son válidos.

La realidad ha destrozado el tejido de mentiras del presidente. Él y su personal ya no podrán provocar más confusiones al intentar demostrar que los violentos disturbios en algunas ciudades son más peligrosos que el hecho de que fallezcan 1.000 personas diariamente en el país a causa del virus.

Con todas sus fuerzas, e independientemente de las consecuencias, Trump ha tratado de reflotar la economía antes de las elecciones. Con el resultado del test de coronavirus, ese plan ya tampoco tiene futuro. Incluso los mayores negacionistas del virus no podrán dejar de admitir que es altamente contagioso cuando incuso puede afectar al hombre fuerte de la Casa Blanca.  Desde el viernes 2 de octubre, EE. UU. está más lejos que nunca de la normalización que Trump tan desesperadamente había esperado.

De repente Biden no es viejo, sino cauteloso

Inmediatamente después de haberse dado a conocer su contagio, una ola de comentarios maliciosos ha recaído sobre el presidente, también teorías conspirativas de que lo inventó todo para desviar la atención de los pésimos resultados de las encuestas.

El presidente estadounidense puede lidiar con todo eso, está acostumbrado a “hechos alternativos”, pero no a la pérdida de su propia imagen de toro rebosante de fortaleza, porque entonces ya no le queda mucho.

Después del primer debate televisivo, el principal argumento de los partidarios de Trump fue que este estaba mucho más en forma y, por lo tanto, que es más idóneo que su rival para el agotador cargo de presidente de Estados Unidos. A menos que Joe Biden se haya contagiado durante el debate, ese argumento ya no será válido, al menos, durante las próximas semanas. Ahora la vejez de Biden no está en el primer plano, sino la sabiduría alcanzada a su edad, y que expresa con la debida cautela.

Un presidente Trump sin fuerza tiene poco que ofrecer, y no es definitivamente la receta correcta para lidiar con la peligrosa e infecciosa enfermedad. Es razonable desearle a Trump y a su esposa Melania todo lo mejor para los próximos días.

0 comments on “Coronavirus: la realidad contraataca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s