Economía Política

Santa Soja, San FMI, Santo Rebote…

Fara escapa a los "agrietadores" y pone el foco en las negociaciones de la Argentina con el Fondo de Kristalina. Lo hace sin inocencia y se detiene en la carta de Cristina y los senadores del FdT.

Carlos Fara analiza con pinzas de cirujano y no acepta meterse “en el negocio del alarmismo” al repasar la lectura de dos cartas recientes: la de Cristina Kirchner, y la posterior del bloque de senadores del Frente de Todos, en una etapa crucial de “la conversa” entre el tándem Alberto Fernández-Martín Guzmán, con la comprensiva Kristalina Georgieva.

En 7Miradas, el politólogo, señala textualmente que la negociación con el FMI depende de:

1-qué propuesta haga el Gobierno argentino,

2-qué señales dé el Gobierno durante la negociación,

3-qué garantías dé el Gobierno acerca de que puede cumplir con lo que se compromete,

4-cómo reaccionan los mercados y otros actores de peso dentro del país,

5-cómo toma el board (no los negociadores) todo lo que recogen, y

6-coordenadas políticas de nivel global.

En principio el gobierno estaría bien en los puntos 1 y 2 (presupuesto aprobado, señales de resistir más emisión, gestos market friendly para que se liquiden más divisas, mecanismo de actualización jubilatoria, etc.). El punto 6 parecería jugar a favor teniendo en cuenta la crisis mundial inédita que hace que haya poco interés en sumar un elemento más de turbulencia. Sobre todo después de que Argentina ya renegoció su deuda con los fondos de inversión.

El punto 4 no está bien, pero tampoco está mal. Al final del camino, si Argentina entra en descontrol por inflación y devaluación forzada, no habrá fondo de inversión que pueda cobrar. De modo que no queda claro cuál es la coalición de intereses de peso que quiera que todo vuele por el aire (¿los dolarizadores?).

Fara ve una mano amiga en Kristalina, pero advierte que algunos países podrían bajarle el pulgar a la Argentina

Quedan entonces en interrogante los puntos 3 y 5, sobre los cuales sí hacen ruido cosas como la carta de los senadores. Para el staff del Fondo y los negociadores, la misiva es tomada como parte del folclore político. Pero en el board, donde están representados los países, es más complicado, ya que muchos no sienten ninguna obligación particular con la Argentina, pueden ser más ortodoxos en sus exigencias y agarrarse de cualquier indicio negativo para bajar el pulgar.

Por lo tanto, no es que la carta senatorial no importe, pero tampoco es la clave para que se caiga o no la negociación. Para tener noticias catastróficas todavía deben pasar varias cosas. La ortodoxia por sí misma no garantiza un buen resultado: pocas veces hubo un tándem más market friendly que De la Rúa y Cavallo en 2001 y ya sabemos cómo terminó la historia.

Santa Soja sigue en alza. El gobierno piensa que si a eso le suma San FMI y el santo rebote económico llega a la elección 2021 tranquilo. Pero la política siempre mete la cola…

0 comments on “Santa Soja, San FMI, Santo Rebote…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s