Entrevistas Sociedad

“La violencia de género es transversal”

Jorge Taddei, padre de Wanda, víctima de femicidio, está embarcado en educar para desterrar el machismo y el patriarcado. Habló con Humanidad sobre su apoyo al "Ni una menos" y a la ley del aborto legal.

Desde que inició el tránsito de su drama personal – su hija Wanda fue prendida fuego y asesinada hace más de una década por el exbaterista de la banda Callejeros, Eduardo Vázquez –, Jorge Taddei, se convirtió en un militante contra los femicidios, expresión máxima de la violencia de género, con secuencias escalonadas que van desde el desmerecimiento económico y social hasta las agresiones psicológicas.

En una entrevista con Humanidad, Taddei cuenta es apegado a sus nietos, entre ellos Juan Manuel el hijo de Wanda, que siendo una criatura percibió el clima hostil familiar.

“Cuando tenía 6 años se me acercó y me reconvino: ´abuelo, vos un predicador de la no violencia y tratás a la abuela Beatriz como si fuera una mayordoma…te la pasás leyendo el diario y viendo la tele y pidiéndole cosas: tráeme un vaso de agua, un sándwich´…”

Taddei cuenta la anécdota, para reconocer que no es ajeno a una formación “machista y patriarcal” que ahora combate con ahínco y contradicciones, como se las marcó con desenfado el hijo de Wanda.

Taddei está al tanto del gran porcentaje de denuncias que se dan en el marco de la célula íntima de los hogares, donde el maltrato – no se resigna –, forma parte de un hecho cultural que llevará tiempo desterrar.

“La pandemia, en 7 meses, agravó el panorama, con casos de atropello del varón hacia la mujer producto del encierro, a lo largo y ancho del país”, refiere sin dejar de criticar lo poco que hace el sistema educativo.

“Mi nieto me abrió más los ojos. Aprendí que el hombre puede desmerecer a la mujer por cuestiones banales que se asumen con naturalidad: ´Esta comida es una mierda´, reprocha el hombre y la mujer no replica, sino cuando el grado de violencia alcanzó un grado intolerable”.

LEER MÁS:

Taddei aclara que la Argentina no es una excepción en el mundo y que hoy “está a la vanguardia” de este combate desigual a través del movimiento “Ni una menos”, un colectivo de 700 mil personas que tomó un “camino irreversible”.

Al pasar, menciona que lo que ocurre en México es mucho peor: “de terror”; y que, curiosamente, Bolivia tiene el menor registro de femicidios por habitante del planeta, por la inserción de laboral de la mujer, que la pone por encima de cualquier país latinoamericano, con sus características indígenas.

Se vanagloria de la Ley Micaela, que obliga a estamentos de todos los niveles a acentuar la formación de género, para destruir los cimientos que fueron construidos a lo largo de 12 mil años.

“La única sociedad igualitaria – afirma – fue la paleolítica. Luego vino el proceso de acumulación, y el hombre impuso su fuerza y propiedad en todos los ámbitos”.

Cuesta torcer la tendencia, explica, porque hay algo metido “en los genes”. Acepta tener rasgos machistas, pero está empeñado en modificarlos, siendo consciente que la tarea llevará más de “dos o tres generaciones”.

Al abordar la cuestión nacional, recuerda que la ley de Protección Integral a la Mujer se aprobó en 2009 y no se cumplió. La reglamentación se hizo en 2012 para aplicarse desde jardines maternales hasta la Universidad, sin avances significativos, subraya.

Taddei sostiene que la lucha de género es transversal y no excluye a nadie

Destaca además Taddei que es una epopeya cambiar paradigmas. Cuenta que hay docentes que cometen “la aberración” de exponer a chiquitas abusadas o violadas en clase y son enfrentadas por chicos de 8 y 9 años.

Como el tema “es transversal”, no tuvo inconvenientes en debatir el tema con el expresidente Mauricio Macri y la exgobernadora María Eugenia Vidal. Taddei no esconde su pertenencia peronista, pero eso no le hace “esquivar la jeringa”.

Sus contactos con el macrismo los realizó a través de Fabiana Tuñez, en el 2016/17, convencido que hay que apuntalar la formación docente. “Los problemas de violencia de género son comunes a todos: se meten (como el virus) con peronistas, radicales, del PRO…”. A propósito, reconoce que la pandemia fue un año que trabó el empuje nivelador, no obstante lo cual el movimiento feminista no aflojó nunca.

“No es lo mismo la instrucción (en las escuelas) en forma virtual que presencial, pero no fue un año perdido”, apunta sobre las consecuencias del coronavirus. Es más opina que la vacuna no lo resolverá todo y que habrá aún manifestaciones de intolerancia, frente a las cuáles se tendrán que redoblar esfuerzos.

Taddei apoya fervientemente la ley del aborto, como un tema de salud pública. “Mueren cientos de mujeres por año y la norma no obliga a nadie a practicárselo”.

Consideró que los sectores conservadores trabajan para que no se lleven adelante enseñanzas sexuales en las escuelas. “Hay una ley, pero no se aplica pues queda supeditada a las decisiones de las autoridades y padres de colegios, especialmente religiosos o de alto nivel económico”.

Sostiene que bien adecuadas las currículas a las edades de los chicos, necesariamente el aprendizaje derivará en menos abortos en el futuro, a través del conocimiento para prevenir los embarazos.

Desde “la arena de la militancia”, sin una ONG que lo respalde, Taddei predica a través de su esfuerzo personal.

Se muestra esperanzado en una transformación: “cuando uno es joven, cree que los cambios se harán de hoy para mañana; cuando es viejo como yo, sabe que hay que sumar, sumar y sumar, a través de años, decenios, siglos…fíjate lo que sucedió con el esclavismo”.

“El ser humano – concluye – es producto de la lucha hacia transformaciones profundas, en materia de propiedad, por ejemplo”..

¿Violencia? Cómo no – reflexiona -, si la industria que factura más en el mundo es la bélica. ¿La segunda? La de producción farmacéutica, donde hoy laboratorios han desatado ya una guerra comercial, para poner en circulación la vacuna contra el coronavirus.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““La violencia de género es transversal”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s