Argentina Política

“Autoflagelación, principal problema de la Argentina”

Intelectual de fuste, Terragno avisó que se viene una competencia hasta "desleal" por las vacunas. Definió a Perón, le reconoció aciertos a Menem y analizó el papel de China.

Su temor porque se desate “un proceso de competencia feroz” para lograr la vacuna contra el coronavirus, manifestó Rodolfo Terragno. Intelectual, periodista y jefe de Gabinete durante el Gobierno de la Alianza, en 1999, dijo que de la pandemia no se sale igual, sino con cambios en cierta medida previsibles, que pueden “ser mucho más profundos”.

“Lograr una vacuna contra una pandemia que paralizó el mundo, es un negocio multimillonario. Va a haber competencia, incluso desleal. Supongo que en el mediano plazo, o antes de lo que podríamos llamar mediano plazo, la pandemia habrá quedado atrás”, sintetizó en un largo reportaje concedido a Jorge Fontevecchia de Perfil, en el que abordó múltiples temas. 

¿Qué cambiará? Ante ese interrogante contestó: “la situación económica del mundo. Todos los países tuvieron que gastar lo que no tenían. Ningún presupuesto del mundo preveía el gasto en salud pública, ni que se pagaría parte de los salarios de la actividad privada. No se preveía que un parate industrial reduciría tanto los ingresos fiscales. Todos los países, en mayor o menor medida, saldrán de una situación muy difícil”

“Un recurso – agregó -, es el crédito, pero esta crisis, a diferencia de otras pandemias, tomó a los 195 países del mundo. La demanda de crédito será tal que las bolsas de los prestamistas pueden agotarse. Los países principales tendrán mayor posibilidad de salir”.

Pronosticó que “se va a acelerar el avance de China y del Oriente“.

Consultado sobre su aserto de que fue un gran error del Gobierno chino ocultar la aparición del virus, pero que luego en lugar de criticarlo había que aprender del “exitoso” manejo que hizo de la crisis sanitaria y económica, Terragno matizó al decir que hay que “introducir en el análisis la coerción y la capacidad de forzar comportamientos…”.

“Se viene una competencia feroz, incluso desleal” por las vacunas contra el coronavirus, dijo Terragno

Llevado al plano local e interrogado si Juan Domingo Perón representó al populismo de derecha, expresó: “Inicialmente, sí. Depende de cómo se defina. Hablar de derecha e izquierda suele ser bastante arbitrario. Uno puede ser de izquierda porque defiende el aborto o porque está de acuerdo con la revolución cubana”

“Lo que pasa – prosiguió –, es que los bienes sociales, el dinero, la cultura, el poder, se distribuyen de manera desigual. Quienes promueven o logran concentrar la mayor cantidad de ese poder constituyen la derecha y aquellos que logran diseminar hasta cierto punto esos valores son la izquierda. Los gobiernos llamados progresistas muchas veces no están en esta línea. El populismo concentra más de lo que disemina. Crece sí la asistencia social, pero la estructura económico-social siempre se transforma”.

“Perón – afirmó -, fue sin duda en sus inicios un dictador de derecha; pero si se mide la distribución del ingreso en ese período, cómo fue la evolución del proletariado, la evolución de la industria liviana y cómo era el reparto del ingreso en 1955, se podría decir que es de izquierda. Puede llevar a confusiones hablar de populismo de izquierda y de derecha”.

Sobre la Argentina mencionó situaciones que “deberían alentarnos”. Expuso: “Se pensó durante mucho tiempo, y hasta yo pensaba, que no había posibilidad de salir de la dictadura, que podía haber perdurado, cambiarse, mutarse, venir otra dictadura. Era muy difícil después de tantos años de incapacidad”.

Recordó entonces que “Arturo Frondizi, un hombre al que admiro, dijo una vez en la Facultad de Derecho que no fue un presidente constitucional, porque estaba prohibido el peronismo. Esa sinceridad de Frondizi fue lo que hizo poner en evidencia que no hubo democracia durante años”.

“Salimos de la dictadura. Y muy bien. Además, no se interrumpió. Después vino la hiperinflación, que no solo fue el último período del gobierno de Raúl Alfonsín y el primer período de Carlos Menem. Hubo desesperación. Es cierto que nunca pudimos recuperarnos de la inflación. En 2001, 2002, los jóvenes emigraban. Estaba el que se vayan todos, había un escepticismo general, había una cosa anárquica. Y salimos”, enfatizó.

“Eso – advirtió -, no nos tiene que hacer complacientes, no nos tiene que hacer ignorar los grandes problemas que tenemos, como el retroceso de la educación, el desaprovechamiento del período de la soja”

Indicó además: “Fui opositor bastante fuerte al gobierno de Carlos Menem, estaba mi famoso debate con Domingo Cavallo. Fui presidente del radicalismo en ese período. En el Comité Nacional había un reloj que iba marcando las horas, los minutos, los segundos que faltaban para que terminara el gobierno de Menem. Eso no me impide reconocer que la aceptación de las semillas genéticamente modificadas, que fue una decisión de Menem y del actual canciller Felipe Solá, fue lo que permitió después el aprovechamiento de la soja cuando China entra en el comercio mundial como un gran comprador”.

“Eso – aceptó – tiene su origen en una decisión de un gobierno que yo no aprobé ni apruebo. No creo que estemos condenados al éxito, como decía Eduardo Duhalde, pero tampoco al fracaso. Tenemos que procurar el éxito. La autoflagelación es el principal problema que tenemos”.

0 comments on ““Autoflagelación, principal problema de la Argentina”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s