Cultura Sociedad

Y nosotros nos iremos, y no volveremos más

En esta Navidad, emociona releer Nochebuena, de Nalé Roxlo, al que Jorge Lanata consideró un "´poeta menor" cuando lo entrevistó para su colegio, a los 10 años.

Música porque sí, música vana/como la vana música del grillo;/mi corazón eglógico y sencillo/se ha despertado grillo esta mañana./¿Es este cielo azul de porcelana?/¿Es una copa de oro el espinillo?/¿O es que en mi nueva condición de grillo/veo todo a lo grillo esta mañana? […]

CONRADO NALÉ ROXLO, “El grillo”

Hoy es Nochebuena y mañana Navidad. Humanidad lo quiere celebrar con unos versos del escritor, periodista, guionista libretista, dramaturgo y humorista argentino Conrado Nalé Roxlo (1898-1971), “un poeta menor” según la pobre caracterización de Jorge Lanata en su libro 56.

El creador de Página 12, cuya sombra supo inquietar al gigante de la industria editorial argentina, al que ahora sirve, contó en esa suerte de memoria:

 “Hice mi primera nota a los 10 años aunque, en realidad, era parte de los deberes del colegio, y recién ahora puedo verla así.

—Tienen que traer para mañana una biografía breve de Conrado Nalé Roxlo.

Roxlo era un simpático poeta menor, de esos que en la escuela nos enseñaron a odiar bajo la obligación de ser leídos. Su vida no aparecía en ningún lado, hasta que se me ocurrió mirar la mesita vencida por los tres tomos de la guía de teléfonos. “Roxlo, Conrado N.”, busqué. Estaba.

—¿El señor Conrado Nalé Roxlo?

—Sí…

—Me llamo Jorge Ernesto Lanata y soy alumno del colegio San Martín de Avellaneda. La maestra nos pidió que averiguáramos algo sobre su vida y no lo encuentro en ningún lado, ¿usted me podría contar su vida?

El viejo largó una especie de carcajada y tosió mientras asentía…

Sí, sí… cómo no. Puede poner que escribí el Martín Fierro… No, no, eso no lo pongas…

Y me dio varios detalles de sus obras con la paciencia de quien espera que un niño anote.

Menor, un poeta menor. Lo dijo alguien del que se desconocen sus méritos literarios.

Por eso, Humanidad rescató la poesía Nochebuena, donde combina ternura y melancolía y hace reflexionar sobre la fugacidad de la vida.

Nalé Roxlo (Ilustración P .Eggers)

Una voz, una guitarra…
Silencio y obscuridad.
La guitarra es como un llanto.
La voz,  como un suspirar.
La nochebuena se viene,
la nochebuena se va,
y nosotros nos iremos
y no volveremos más”.

Y todo habrá sido un poco
reír, y un mucho llorar.

Abrir la puerta cantando
con el alba, y esperar
inútilmente. Cerrarla
con la noche, y consolar
la propia pena diciendo:
“El nuevo Sol, la traerá “
Y todo habrá sido un poco
vivir, y un mucho soñar.

Al borde de la senda
detenerse, sin andar
por ninguna, no sabiendo
porque camino se va.
Y todo habrá sido un poco
hacer, y un mucho dudar
cantar en todos los coros,
todas las rondas, danzar,
sin haber hallado nunca
nuestro ritmo en los demás.

Y todo habrá sido un mucho
beber, y la sed, dejar.
La guitarra es como un llanto,
la voz como un suspirar.
“…Y nosotros nos iremos
y no volveremos más”
Y todo habrá sido un poco reír,
y un mucho llorar.

0 comments on “Y nosotros nos iremos, y no volveremos más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s