Economía Política

“Si el kirchnerismo patea el tablero (con el FMI) estaría pateando las elecciones”

Por lo menos un "preacuerdo" antes de fines de julio debería alcanzar el Gobierno con el FMI, según el consultor de Ecolatina Andrés Bonifacio. ¿Por qué lo necesita también el organismo de Georgieva?

La necesidad de alcanzar por lo menos “un preacuerdo” con los acreedores del FMI y el Club de París para poder dar con relativo éxito la batalla electoral por los cargos a diputados nacionales – uno de “fondo”, con “inevitables ajustes” quedaría en suspenso hasta 2022 -, es lo que requeriría antes de fines de julio el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, según el análisis de Andrés Bonifacio.

Tras destacar “la gran incertidumbre” general y “el pesimismo económico”, el director de Ecolatina, ligada al excandidato presidencial Roberto Lavagna, señaló que algún tipo de entendimiento permitiría que “zafemos en 2021”. Dijo que en la actualidad, la Argentina “ha perdido escalones” en la carrera regional, y está en “la mitad de la tabla, con anemia”, bastante detrás de los primeros Chile y Uruguay.

En un panorama que trazó por Zoom en el lanzamiento de la campaña agropecuaria del Fideicomiso GestionarAr I, presentado por Matías Tortorella, Bonifacio insistió que “una cosa es negociar y llegar a un preacuerdo y otra patear el tablero” por parte de la coalición gobernante. Observó al respecto, que en lugar de “ampliarse” como fue la promesa electoral, “se recostó en el ala del kirchnerismo” y eso produjo “desencanto” entre sus votantes y la pérdida de imagen de Alberto.

No obstante, hizo notar la “fidelidad” de los simpatizantes del núcleo duro de Cristina y auguró que el oficialismo podría ganar bancas y quedar a unas pocas (5) de alcanzar quórum propio en la Cámara de Diputados.

Dando prioridad al sistema de decisión político, Bonifacio indicó que el cortocircuito entre Martín Guzmán y el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, no solo “deterioró” al ministro, sino que puso en evidencia que la diferencia interna va más allá de las tarifas y tiene que ver con “el ajuste fiscal” que pretende el FMI.

Guzmán-Basualdo, una diferencia que tiene que ver con el “ajuste fiscal

En este punto, destacó algo de lo que no se habla mucho en los grandes portales: “El FMI también necesita acordar. La deuda de la Argentina representa un tercio de lo que tiene prestado a todo el mundo. No puede exponerse a que (ese porcentaje) entré en default. ¡Haría mucho ruido financiero mundial! De allí sus buenos modos para negociar y encontrar algún tipo de acuerdo, por más que al ala K no le guste”.

“Si (el kirchnerismo) patea el tablero, estaría pateando las elecciones”, apreció.

A título personal, Bonifacio subrayó que será muy difícil recomponer las esperanzas nacionales sin una confluencia de todos los actores sociales de la Argentina. “No hay otra manera. Si no se alcanza, cualquier programa naufragará…por ahora está lejos de alcanzarse…se está jugando el partido de la grieta”, confirmó.

Los fieles a Cristina siguen firmes. El desencanto es con el Gobierno

La exposición tuvo muchos datos técnicos. Coincidió con Cristina que en el presente no hay dinero para pagarle al FMI que, por su lado, requiere para renegociar “moderación fiscal y monetaria”.

Quizá emulando a Lavagna, Bonifacio transitó por un “camino intermedio”, apostando al “preacuerdo” mencionado al comienzo de la nota. Lo que conlleva suspensiones de vencimientos como requiere Guzmán en este año de elecciones “pateando todo para adelante”. En el 2022, apuntó, hay “vencimientos impagables” con el Fondo por 20 mil millones de dólares.

Explicó que al Gobierno le preocupa el 42 por ciento de pobreza y la alta inflación que afecta a los alimentos. Por ende, la situación de las familias de menores ingresos (donde está su base electoral), lo que lo conduce a poner empeño “en controlar a los grandes jugadores”, entre ellos los de la carne, frutas y verduras.

Se le pidió un vaticinio sobre lo que sucederá en el principal distrito, la provincia de Buenos Aires. ¿Tendrá más peso el peronismo o el kirchnerismo? Contestó que la presencia de Máximo Kirchner al frente del PJ, augura “un armado aparentemente muy K”. Aunque observó que “si da para la derrota”, se podrían buscar figuras con perfil más componedor, como en el pasado fueron Daniel Scioli y Martín Insaurralde. Dejó el tema en la duda.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““Si el kirchnerismo patea el tablero (con el FMI) estaría pateando las elecciones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s