Periodismo Sociedad

Mirar con espíritu crítico las notas periodísticas

La proliferación de las redes sociales revolucionó las comunicaciones. Eso llevó a Humanidad a reflotar un memorándum de la ya desaparecida revista Siete Días, de diciembre de 1973.

El periodismo suele distorsionar la realidad, a imagen y semejanza de quien escribe. Siempre falible. Subjetivo. Especie bípeda imperfecta, en fín. Hurgando en el arcón de los recuerdos, apareció esta memorándum de diciembre de 1973, en la entonces ascendente revista Siete Días, ya desaparecida. Humanidad la replica para conocimiento de los jóvenes que pretenden incursionar en este casquivano oficio, en apariencia muy riguroso. Queda para la posteridad sacar enseñanzas sobre el pasado, que engaña y confunde como el presente. ¡A no confiarse!:

De cómo el rigor profesional suele disimular las íntimas pasiones de los redactores y jefes de Siete Días. Muchos lectores están convencidos – las cartas recibidas así lo prueban -, de que cuando un redactor pergeña una estupenda nota sobre caza submarina, por ejemplo, revela su oculta, irrealizada vocación de acuanauta. O sea que, más que un buen periodista vendría a ser un hombre rana frustrado.

Olvidan, naturalmente, que esta profesión obliga a transitar los más dispares terrenos, a pesar de que alguno prefiere el footing al alpinismo. Una característica que advertirá quien analice los temas tratados en este número y, además, conozca personalmente a sus autores.

Así, por ejemplo, el litigio jurisdiccional entre los partidos bonaerenses de Zárate y Campana (páginas 88 y 89) fue encarado por Daniel Pliner: un inveterado devoto del turf quien, probablemente, hubiera preferido realizar la nota sobre crianza de caballos pura sangre de carrera (páginas 50 y 51), investigación que les tocó en suerte a los hermanos Mario (fotógrafo) y Daniel Chirulo (cronista) Paganetti, dos burreros de ley que, desde fines de octubre, bregaban por incursionar en el tema.

Es que a veces las inclinaciones personales coinciden con las misiones encomendadas. También hay otros ejemplos en esta edición: el reportaje consumado por el secretario Juárez a un pionero de la aeronáutica nacional (páginas 34 a 39) lo obligaron a desplazarse hasta la región de sus amores: la Patagonia.

Y la curiosa mesa redonda sobre futurofogía, ovnis y otras extrañas especies extraterrestres (páginas 28 a 31) convocó a los cuatro hombres de Siete Días más acaramelados con la ciencia ficción: los secretarios González, Figueroa y Agostinelli, y el redactor José María Jaunarena.

0 comments on “Mirar con espíritu crítico las notas periodísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s