Argentina Política

Pichetto: «En la Argentina todo funciona al revés»

Peronistas no kirchneristas - Puerta, Romero, Toma, Yoma, Mondino, Sobisch, entre otros -, estuvieron en el lanzamiento presidencial de Pichetto. El opositor aceptó "el desafío" para encauzar la lucha interna en Juntos por el Cambio.

“Acepto el desafío, convencido de que es la manera de ampliar la base de la coalición” opositora sumida en chisporroteos internos y acechada por el libertario Javier Milei, sintetizó esta tarde Miguel Pichetto. Arrastró tras de sí al peronismo no kirchnerista dentro de Juntos por el Cambio y se colocó en la grilla de presidenciables. Con una – importante –, salvedad: subordinó su “liderazgo” al esfuerzo de construir la unidad camino a las primarias de agosto de 2023, algo que todavía está en el aire.

Aclaró Pichetto – en consonancia con Mauricio Macri, Joaquín De la Torre y Jorge Sobisch, entre otros, como viene dando cuenta Humanidad -, que lo suyo “no es una aventura personal”, sino una forma de “canalizar ansiedades y aspiraciones de los que están frustrados”, tratando de vigorizar una propuesta de centro derecha nacional encuadrada en el capitalismo y la integración internacional de la Argentina, como sucedió en la época de Carlos Menem y Macri. Omitió expresamente al extinto Néstor Kirchner, y a la actual Vicepresidenta Cristina Fernández, a cuyas órdenes actuó durante una larga década, como figura clave en el parlamento.

En un largo discurso en Parque Norte, que debió interrumpir por pedido de los organizadores, Pichetto expresó los siguientos conceptos anotados por el cronista de este portal:

-Pidió recuperar la cultura de la educación y del trabajo, predicando una relación “armoniosa” con el sector empresarial privado, sujeto a controles estatales. “Nadie vendrá a invertir si  no hay previsibilidad jurídica y si la propiedad es un derecho secundario”, dijo.

Pichetto con Peronistas Republicanos en Parque Norte. Aquiescencia de Macri

-Aclaró que su defensa del capitalismo no la hace siendo despectivo “con los humildes”. Eso sí, desalentó “la cultura y la ideología del pobrismo” que lleva a una sola ventanilla: los planes sociales. Denostó sindicalistas. Mencionó a Roberto Baradel, al que responsabilizó de “paros intrminables, donde los chicos pierden el año o la capacidad de formarse”.

-No le esquivó el bulto a una reforma laboral. “Es imprescindible – expuso -, para facilitar el ingreso de los jóvenes al mercado del trabajo”. Levantó “la bandera del crecimiento capitalista con orden fiscal”, sin “imponer impuestos descabellados” y, en cambio, lograr alivianar a los sectores que producen y generan empleos.

-Aseguró que “en la Argentina todo funciona al revés”. Atacó a los movimientos sociales que se movilizaron el primero de mayo, pidió recrear la identidad nacional y el concepto de Patria. Alertó sobre hechos ocurridos en la Patagonia (con los mapuches, por ejemplo, a los que estigmatizó como pueblo no originario). “Quieren un territorio autónomo en la Argentina, son separatistas que no respetan la bandera ni a las autoridades nacionales y no cantan el Himno”.

-En materia de seguridad, optó por la dureza. “No va más el narcomenudeo donde intervienen las policías provinciales con un esquema de recaudación”. Propuso la federalización del delito, fuerzas especializadas y “prisión perpetua para los narcos”.

LEER MÁS:

“Basta de odio”. Con esa expresión aludió al “resentimiento” kirchnerista. En “lugar de mirar para delante – señaló -, están con el espejo retrovisor”. Y deploró las relaciones con “dictadores oscuros. Cuba, siempre está Cuba. Tenemos que terminar con Cuba”, arengó.

-Cuestionó al presidente Alberto Fernández por no haberse reunido nunca con su par de Brasil, Jair Bolsonaro. “Deben primar los grandes intereses”, recomendó.

-Morigeró sus críticas a la Iglesia y en especial a Francisco. “Soy un católico convencido – declaró -, y quiero a una Iglesia fuerte, pero no clasista. Respeto el abordaje espiritual que hace el Papa, pero no cuando irrumpe con una visión que nos lesiona en el plano del crecimiento y de la economía”.

-Abogó por la recuperación de las FF.AA. y el desarrollo gasífero y minero de la Argentina, cuidando el medio ambiente.

-No nombró por su nombre al fenómeno Javier Milei. Pero lo rozó casi directamente, cuando se opuso “a los cepos y regulaciones absurdas” y defendió “la libertad de comercializar, comprar y vender…”.

Por último vaticinó, con la experiencia que le da su trayectoria, que si Juntos por el Cambio, gana el año próximo las parlamentarias en primera vuelta y luego la presidencial, “tendrá una mayoría importante” para llevar adelante su programa y “custodiar la plata que pone el Estado y que hoy se la llevan los gerentes de la pobreza”, en obvia referencia a los dirigentes de los movimientos sociales.

0 comments on “Pichetto: «En la Argentina todo funciona al revés»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s