Ciencia Sociedad

Penck, el pionero alemán que cartografió y respiró la libertad del Altiplano argentino, antes de la Primera Guerra Mundial

La agencia DW, reveló diarios del geólogo alemán Walther Penck, que exploró una parte de la cordillera de los Andes entre 1912 y 1914, durante la presidencia de Sáenz Peña. El link con la nota completa.

«¡Que día! La precordillera se ve de color rosa, rica en su relieve. De pronto un gorjeo y toda la vida se nota», describe en su diario Walther Penck, geógrafo y geólogo alemán, que vivió en la alta cordillera andina de la Argentina (Salta, Jujuy, Tucumán y Catamarca) y parte de Chile a comienzos del siglo XX.

Un entonces joven de 24 años, nacido en Viena y educado en la Universidad de Heidelberg – la más antigua de Alemania -, recibió una oferta del Ministerio de Agricultura (durante la presidencia de Roque Saénz Peña) para realizar, por primera vez, un relevamiento terreste en la región de Puna, un sitio de geografía escarpada y condiciones climáticas extremas. 

Recorrer estas cumbres era la única forma para justificar sus teorías geológicas y geográficas, por eso, con el apoyo de su familia, inició su aventura por Latinoamérica», declaró a la DW Gerhard Penck, nieto del aventurero alemán.

El científico viajó en barco durante 21 días y arribó un 6 de julio de 1912. En Buenos Aires se quedó 3 meses, para adaptarse y conocer mejor las costumbres del país y, más tarde, partió rumbo a la Puna de Atacama y el Valle de Fiambalá, acompañado de un caballo y dos arrieros.

El cerro Cazadero, en Tucumán, fue rebautizado Walther Peck

En dos años, Penck ascendió 30 montañas andinas y cartografió 10 mil kilómetros cuadrados de la Puna, entre los que incluso abarcó una parte del territorio chileno. 

«Es fascinante el nivel de detalle y precisión de sus mapas. Ni siquiera los militares argentinos contaban con tan buenas cartografías como las de mi abuelo», aseguró a DW Gerhard Penck.

A través de mapas, dibujos e incluso de un diario – que dedicó a quien sería su esposa, Anna Lampert -, Penck describió la geografía del lugar y narró las condiciones de vida de su gente. Durante sus expediciones, el geógrafo venció alturas de más de 6.000 metros por sobre el nivel del mar, como los volcanes Incahuasi, San Francisco y Bonete. Se dice que conquistó la cima de cada uno de estos en solo 4 días. «Él pudo ver cómo se unían esas gigantescas rocas, algo que otros científicos de la época no presenciaron, porque nunca exploraron esos paisajes», dijo su nieto.

Pero la misión de Walther Penck por Sudamérica no solo se trató de explorar montañas y volcanes. «Su diario habla sobre la libertad, especialmente cuando describe ese territorio desértico, solitario y con temperaturas extremas de día y de noche», agregó Gerhard Penck.

Penck, en la Puna Argentina

«La región, por más triste que sea, me llama la atención. El frío es penetrante y mis huesos no tienen la misma flexibilidad», relata Walther Penck en su diario, que fue traducido al español y publicado, en 2003, por el ingeniero forestal Enrique Funk.

Varias de sus exploraciones por el altiplano analizan volcanes, la formación de montañas, costras terrestres, sedimentación y, además, incluyen sugerencias del autor para la agricultura de los pueblos aledaños al Valle de Fiambalá.

Pese a su corta vida, Penck logró producir bastante material. El científico falleció en 1923, a los 35 años de edad. Un tumor cancerígeno fue la probable causa de su muerte. 

Las obras que dejó lo hicieron merecedor, poco después de su muerte, de la medalla Karl Ritter, un premio que otorga la Asociación de Geografía en Berlín. En 1955 y del otro lado del mundo, en Argentina, la Asociación Tucumana de Andinismo (ATA) rebautizó al Cerro Cazadero con el nombre de Walther Penck.

El nieto también estuvo trabajando en la selva de Misiones, con una aldea de guaraníes, donde sintió «esa libertad que no se experimenta estando en la ciudad».

Es la misma libertad – refirió -, a la que aludió su abuelo en otro de sus diarios de abril de 1915, en pleno campo de batalla de la Primera Guerra Mundial. «Muchas veces – escribió -, tengo lindos pensamientos, y creo que estoy en la Puna. ¡Dios, tengo sueños con ella! Allí, como un hombre libre, aquí como un servidor».

0 comments on “Penck, el pionero alemán que cartografió y respiró la libertad del Altiplano argentino, antes de la Primera Guerra Mundial

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s