Reflexión

Los adolescentes y las redes sociales

A fines del año 2016, la mayoría de los adolescentes, por no decir todos, tienen una cuenta en Facebook, Twitter, Youtube o Instagram. El uso de estos medios para la promoción personal, les permite comunicarse con conocidos, compartir contenidos y aparecer en una pequeña parte de este mundo virtual.

A fines del año 2016, la mayoría de los adolescentes, por no decir todos, tienen una cuenta en Facebook, Twitter, Youtube o Instagram. El uso de estos medios para la promoción personal, les permite comunicarse con conocidos, compartir contenidos y aparecer en una pequeña parte de este mundo virtual. Nada pasa desapercibido entre los jóvenes.

El comienzo de internet generó grandes asombros entre toda la población humana. Nunca se había pensado que desde una máquina que, en sus respectivos tiempos fue cambiando de medidas y peso, se podría explorar la vida de otras personas e informarse a través de diversas plataformas.

Hoy la red es un sistema tecnológico inimaginable que es manejado por grandes empresas, las cuales al mismo tiempo manejan nuestra información, que en algunos casos pueden proveer a los gobiernos. Lo que publicamos en nuestros muros es algo que ya está a pleno alcance de cualquiera. Luego del descubrimiento en el año 2013 donde el ex empleado de la CIA, Edward Snowden, informó al mundo que el gobierno estadounidense tenía el poder de infiltrarse en la supuesta “privacidad” que hoy no existe en nuestras redes sociales para distintos fines, ya nadie se sintió seguro en estas plataformas.

Hoy no existe medio donde podamos estar tranquilos sin la necesidad de ocultar información debido a que puede haber alguien del otro lado escuchándonos. Sin embargo, a los pibes y pibas que transcurren la adolescencia, esto no es lo primero que se les pasa por la cabeza. Ellos y ellas quieren compartir sus fotos, adquirir muchos “me gusta” y ser reconocidos en sus círculos de amigos. Hay muchas prevenciones que debemos tener en cuenta al momento de abrir un perfil sobre nosotros, el cual le entregamos a, generalmente, Google o a Mark Zuckerberg.

Escritor y estudiante. Fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad.