Filosofía

Las convicciones de la filosofía

Por @JOPaganetti

Un punto marca un final. Pero en la vida humana nunca hay finales absolutos. Todo nos rodea, todo nos protege con sus funcionalidades místicas. ¿Por qué místicas? Porque no las comprendemos desde el sentido científico. No sabemos nada de lo que nos rodea ni por qué se mueve. Solo podemos hacer simples conjeturas y razonamientos. Al fin y al punto terminamos sin darle interés a la razón de las cosas. Continuamos nuestra vida y profundizamos lo que nos hace feliz. Eso que nos hace feliz puede desmoronarse y tener un “fin” momentáneo, pero que con mucha suerte y perseverancia va a volver transformada en otra materia, otra ilusión, otra pasión.

Se van, vuelven, se va, vuelve. Así infinitamente es la circulación de las emociones en nuestras mentes, que hacen de nuestro cuerpo lo que somos. ¿Somos qué? ¿Para qué somos eso? Muchas conjeturas, que sin entendimiento y final definitivo logramos llegar para comenzar nuevamente, con bases sólidas y verdades firmes, las cuales serán reconstruidas en el futuro, en caso de optar a la filosofía como modo de vida.

Por esto es que nacen las “convicciones”, las “esperanzas”, las “ideologías”. Estas potencias emocionales supieron captar muy bien a la mayoría de lus humanus. Por esto es que la humanidad no se mueve, mayoritariamente, con puntos y definiciones, sino que con ideas y tradiciones culturales de diversos pensamientos, ya que lo primero se encuentra en un ritmo de cambio constante. Las convicciones y bases políticas ortodoxas, no.

 

 ¿Pero existe la respuesta final a nuestras preguntas? ¿Existe el “porque…” al por qué? Dependiendo de la filosofía humana. Si no nos conformamos con una respuesta definitiva, comenzamos a  buscarle verificación y justificación científica. Si rechazamos una respuesta basada en convicciones e ideologías, buscamos el nudo de esa teoría de creencias y seguimiento a las emociones. O sino, valoramos, respetamos y acatamos definiciones, a tal punto de dejar de preguntarnos las cosas de la vida, para terminar en un punto humano de rutina, felicidad arbitraria y pensamiento subordinado.

Eso es lo peor que nos puede pasar, pero lo más recomendado para abocarse y progresar en los sentidos que nos da el grupo de la humanidad instalado en el poder.


Leer más: ¿Qué somos?

 

Periodista y escritor, fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad. Actualmente estudia abogacía en la Universidad de Buenos Aires y dirige el medio.

0 comments on “Las convicciones de la filosofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s