El gobierno aclaró que no hay riesgo soberano ante la “antena” china en Neuquén

Luego de la entrevista de Humanidad a Jorge Sapag, técnicos del gobierno de Neuquén hicieron algunas aclaraciones respecto de la Estación Terrena de Comunicaciones China con el Espacio Lejano:

  • Los chinos construyeron a su costo una línea eléctrica de 60 kilómetros, con postes de hormigón para dar máxima confiabilidad. Por eso pagaron 10 millones de dólares. El EPEN los hacía con otro material a un costo muy inferior. La línea, en efecto, pasó a propiedad de EPEN y gracias a eso puede extender el servicio eléctrico de red a muchos parajes de la zona.
  • Debe quedar claro que no se trata de una Base. Es una Estación Terrena de Comunicaciones con el espacio lejano.  Una Base es una instalación que maneja recursos humanos y materiales con un propósito externo y no es el caso. Hay bases civiles como las petroleras y las empresas de transporte, entre otras.
  • Para subrayar: en la Estación Terrena no hay ni recursos humanos ni materiales que salgan a cumplir un objetivo externo a ella. Las personas que allí trabajan operan y mantienen la antena y los equipos destinados a las comunicaciones con las misiones espaciales.
  • No está en riesgo ninguna soberanía. La tierra fue cedida a CONAE (Comisión Nacional Aeroespacial) para este proyecto. China tuvo que aprobar los planos de construcción como cualquier otro emprendimiento y recibieron el conforme final de obra por parte de Tierras. Las obras fueron controladas por leyes del Trabajo y se obtuvieron todos los  permisos ambientales correspondientes. Es decir que hay un control estricto de Nación y provincia de Neuquén.
  • La provincia se capitalizó a través de EPEN. La línea eléctrica de 60 kms. beneficio a familias rurales de Quintuco, a su escuela y a pobladores de Huncal y Picaihue.


Leer la entrevista completa a Jorge Sapag: “En la elección del 10 de marzo, el MPN quiere ganarle a la grieta”