Argentina Política

La última carta, 50 y 50

El Frente Renovador planteó en un documento una coalición opositora, pero M<ssa dará vuelta su naipe entre el lunes y el miércoles.

Acertijo: ¿quién es pringoso, se mueve como un flan y pone los huevos en varias canastas? Hay varios políticos argentinos que podrían reunir esas características. Pero vamos a mencionar sólo a uno. Es al que están esperando con los brazos abiertos (50 y 50) tanto en el kirchnerismo, representado por Alberto Fernández; en Cambiemos, más por la gobernadora María Eugenia Vidal que el presidente Mauricio Macri y en el – ahora chequeado por chequeado.com – rejunte de Alternativa Federal. Rejunte que podría revivir si “el no macho alfa” Juan Schiaretti, trae el lunes una medicina milagrosa del lugar donde se fue de vacaciones misteriosamente.

Sí, seguro que todos acertaron la adivinanza de uno de los negociadores: se trata de Sergio Massa, titular del Anses entre 2002 y 2007, jefe de gabinete de 2008 a 2009, creador del Frente Renovador en 2013, que se opuso con duras críticas a Cristina en 2013, impidiéndole su re-reelección en 2015 e infligiéndole una derrota en la legislativa de 2017. Fue privilegiado al comienzo de su mandato por Macri, el que ahora lo llama “ventajita”, en un desprecio que es recíproco.

Ayer, Massa emitió algunas señales en un documento, pringoso, flanero y con tres docenas repartidas de pollitos nonatos. En el mismo, ratificó su propuesta de conformar una “gran coalición opositora” ante “el fracaso” de Macri, con pluralidad de fuerzas para “poner de pie” a la Argentina y superar mayoritariamente “la grieta” y escapar a la lógica “amigo-enemigo”.

Hasta allí todo perfectamente imperfecto. Sí, por lo menos hasta el lunes habrá que esperar el resultado de las “roscas” en curso. Es cierto que Massa transitó la ancha avenida del medio (la 9 de Julio con Metrobus). Hizo hincapié en la lucha contra la corrupción que estigmatiza a varios funcionarios del gobierno al que supo pertenecer cuando era cristinista. Y, sin detallarlos, no desdeñará los cargos que necesita preservar en la provincia de Buenos Aires.

No es un detalle menor que su esposa, Malena Galmarini, aspira a la intendencia de Tigre, ejercida hoy por un massista que se anticipó y ya arregló con los Fernández.

Hablar del caudal de adherentes a Massa es impreciso. Aún así, los hará valer. Juega con el reloj. Después del cierre de las alianzas, el próximo miércoles, lo que se avecina es la oficialización de las candidaturas, el 22 de este mes, y las PASO del 11 de agosto.

“Acá no regalamos nada”, le dijo Massa a uno de sus operadores, el ex camporista José Ottavis. La animadversión entre el tigrense y Macri es mutua, como se apuntó. Y La desconfianza con Cristina también es profunda en ambos sentidos. Claro, la política es el arte de lo posible y Massa ni nadie se privan de hablar en secreto con Alberto, Máximo Kirchner y Wado de Pedro. Por nombrar sólo a algunos.

Humanidad puede anticipar, en exclusiva, que recién ayer por la tarde, Massa recibió en su casa a Alberto Fernández.

La bronca es tan grande con el diputado Diego Bossio (ex K), que lo echan de todos lados, por más que él lo niegue y hable solo con periodistas que no se cansan de adularlo a él y a Miguel Pichetto.

La partida de póquer espera la última carta

Un repaso de hipótesis: 1) el lunes Massa acuerda con Cristina y dice si va como primer candidato a diputado nacional, antecediendo en dos lugares a Máximo, para luego ser titular de la Cámara en el Congreso. Es improbable que compita en una PASO donde lo “triturarían”, pero uno de sus principales asesores le aconseja a ser osado 2) Recompone con Schiaretti en AF (habría que ver la reacción de Roberto Lavagna), se postula para Presidente contra Alberto, en la general, y arregla una colectora en la provincia de Buenos Aires, apoyando a Mariú en contra de Axel Kicillof-Verónica Magario. Natalia De la Sota, no será ajena a esta movida.

Resaltemos: en ambos casos, sería opositor a Macri. En el segundo, contrincante tanto de la variante cristinista como del Presidente.

Larroque: la relación entre Alberto F. y Cristina es horizontal

Muy interesantes fueron algunas declaraciones conocidas hoy: Andrés Larroque, el secretario general de La Cámpora, apoyó el entendimiento con Massa sobre “un piso de coincidencias” y puntos “mínimos”. El duro “Cuervo” hasta aceptó, lo que antes hubiese sido visto como una herejía, que la relación entre Alberto F. y Cristina es “horizontal” ¿Verticalismo? ¿Qué es eso?

“Alberto es la persona justa en el momento indicado”, afirmó Larroque, realista sobre el contexto internacional con la hegemonía manifiesta de Estados Unidos de Donald Trump, sin desconocer el ascenso de China y la vigencia de Rusia

Un consultor muy parcial y antiguo como Artemio López,dio por hecho la unidad en el peronismo con el tigrense adentro, pero se puso el piloto por si el lunes sobreviene una tormenta: “Massa quedó de este lado. Ahora habrá que buscar a los votantes de Massa, porqué esto no es automático”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “La última carta, 50 y 50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s