Argentina Política

Los que se detestan buscan un acuerdo de último minuto

Como el perro que quiere morderse la cola, Alberto Fernández y María Eugenia Vidal, giran alrededor de Sergio Massa. ¿Se viene un River-Boca?

Parece tan ridículo, como el juego del TA-TE-TI. Y eso que está en danza la suerte de más de 45 millones de argentinos. A poco más de un día del cierre de la presentación de alianzas, Sergio Massa, desgastado pero haciendo malabares para mantener el equilibrio, está a punto de: “tomar un café” y cerrar un acuerdo con Alberto Fernández, cabeza elegida por Cristina Fernández de Kirchner; mientras explora en paralelo ser candidato a Presidente por Alternativa Federal, en este caso con el decisivo apoyo del gobernador cordobés Juan Schiaretti, y aceptando una “colectora” en la provincia de Buenos Aires que sume para él y la gobernadora a María Eugenia Vidal, en contra de Axel Kicillof.

Movidas perversas y en apariencia contradictorias encaminadas a terminar con “el fracaso” de la gestión de Mauricio Macri. Resguardando, sí, a algunos de sus aliados principales de Cambiemos. Por ejemplo, al radical Gerardo Morales, quien el domingo fue reelegido en Jujuy, y brindó tanto con el Presidente como con el ex intendente de Tigre.

No se observa mucha coherencia. Es más se vulneran una y otra vez principios, ante la desatención de la gente. En rigor, ciudadanos que se aprestan a vivir la próxima elección por el Ejecutivo, como si fueran barras bravas de Boca o River. Ese partido no se disputaría Buenos Aires (por falta de seguridad) y sí (aquí el cronista fantasea mucho), en Washington, Bogotá o Brasilia.

En su afán por hacer valer lo poco que tiene en la trituradora de la grieta, Massa enoja a vidalistas, macristas y kirchneristas. Aún enfadados, todos estos quieren sus porotos, a cambio que intente un triple salto mortal hacia sus ciudadelas.

“Le estamos dando al pito, más de lo que el pito vale”, escuchó Humanidad recitar en la Rosada y en la oposición.

El desencanto en Cambiemos es notorio por los desaciertos económicos de Macri y su desprecio hacia las agrupaciones políticas tradicionales. Pero el temor a la vuelta de Cristina, más el mapa estratégico internacional, les mantiene encendida una luz de esperanza, aún aceptando lo difícil que será gobernar el país desde el 11 de diciembre.

En el peronismo, tomaron a mal “tanta negociación y persuasión” de Alberto Fernández para convencer a Massa. Pretende que prevalezcan las coincidencias y dejar para más adelante las diferencias que casualmente provocaron el quiebre en el kirchnerismo.

“¿Nos habremos equivocado con Alberto?’ planteó un gremialista, después de la reunión que el precandidato a gobernador Axel Kicillof, tuvo ayer con el camionero Hugo Moyano.

Que se baje Cristina como especula Massa es impensable. “A Alberto lo terminaría votando solo la abuelita”, manifestó un justicialista porteño, que quiere denunciar por “mercenario” a Massa, por su origen en la UCeDé de Alvaro Alzogaray y el papel que le asigna como “Caballo de Troya”.

“Massa quiere ser torero y no lo es”, comentó un allegado a Macri. “Terminará perdiendo todo, salvo su desmesurado narcicismo”, habría replicado palabras de su analista.

En la realidad, hay algo cierto: Cristina detesta a Massa y Macri; Massa detesta a Cristina y Macri; y Macri detesta a Cristina y Massa. Sencillamente, detestable.

¿Hay convicciones? “De la derrota en una elección (como en un partido de fútbol), hay revancha. De la entrega, no”.

Macri a Vidal; Quedan pocas horas, para convencer a Massa y Schiaretti

Por estas horas frenéticas, de lo que más se habla es de un inminente broche entre Alberto y Massa, al que le otorgarían el primer lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales, con la promesa de colocarlo luego como titular de la Cámara y en la línea sucesoria de la Presidencia. “Minga, nos van a dar ese cargo”, avisó un operador de Sergio, quien confía más en la variante Schiaretti, Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Parece que a Macri hoy lo toman en cuenta, pero no en el futuro. Alberto opera por su lado. Un sitio web, mencionó que había logrado el apoyo a su nominación en Neuquén por parte del ex gobernador y jefe del MPN, Jorge Sapag. Pero el mismo Sapag desmintió a Humanidad, que eso fuera cierto. “Vamos con boleta sin candidato a Presidente”, avisó.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Los que se detestan buscan un acuerdo de último minuto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s