Cultura

Argentinadas de Georgie

La amistad es una costumbre argentina, escribió. Buceando en su exhaustiva obra, Humanidad también recogió estas citas.

Cómo hoy es el día del natalicio de Jorge Luis Borges, el genial Georgie de nuestras letras, Humanidad refleja (no en el espejo porqué a él le resultaría abominable) algunos de sus pensamientos, muchos para la polémica histórica, otros para el disfrute, sobre los argentinos. Aquí van:

Buenos Aires, hacia mil novecientos cuarenta y seis, engendró otro Rosas, bastante parecido a nuestro pariente. El cincuenta y cinco, la provincia de Córdoba nos salvó, como antes Entre Ríos. Ahora (corría 1969) las cosas andan mal. Rusia está apoderándose del planeta. América, trabajada en la superstición de la democracia, no se resuelve a ser un imperio. Cada día que pasa, nuestro país es más provinciano. Más provinciano y engreído, como si cerrara los ojos.

No modifican nuestra esencia los años, si es que alguna tenemos…para un pobre muchacho provinciano, ser periodista puede ser un destino romántico, así como un pobre muchacho de la capital puede imaginar que es romántico el destino de un gaucho o de un peón de chacra…el periodista escribe para el olvido y su anhelo, el de Fernández Irala era escribir para la memoria y el tiempo.

Sentí lo que sentimos cuando alguien muere: la congoja, ya inútil, de que nada nos hubiera costado haber sido más buenos. El hombre olvida que es un muerto que conversa con muertos.

Fueron unos días de Buenos Aires en el que el hombre se siente no sólo maltratado y ultrajado por el verano, sino hasta envilecido.

¿Ustedes nunca estuvieron en Lobos? Lo mismo da: no hay un pueblo en la provincia que no sea idéntico a los otros, hasta en lo de creerse distinto. Los mismos callejones de tierra, las mismas casas bajas, como para que un hombre a caballo cobre más importancia.

el mejor lugar para ocultar una hoja es un bosque. Antes de jubilarme trabajaba en la Biblioteca Nacional que guarda noviecientos mil libros; se que a la mano derecha del vestíbulo una escalera curva se hunde en el sótano, donde están los periódicos y los mapas. Aproveché un descuido de los empleados para perder el Libro de la Arena en uno de los húmedos anaqueles. Traté de no fijarme a que a altura ni a que distancia de la puerta. Siento un poco de alivio, pero no quiero ni pasar por la calle México.

Al promediar la tarde de aquel día/cuando mi habitual adiós iba a darte/fue una vaga congoja de dejarte/lo que me hizo saber que te quería (su poema preferido de Leopoldo Lugones)

Guardo memorias del pistoletazo de Alem, en un coche cerrado. En aquel Buenos Aires que me dejó, yo sería un extraño. Sé que los únicos paraísos no vedados al hombre, son los paraísos perdidos. Alguien casi idéntico a mí, alguien que no habrá leído esta página, lamentará las torres de cemento y el talado obelisco.

A nadie faltó el respeto/no le gustaba pelear,/pero cuando se avenía,/siempre tiraba a matar.

Ser esa cosa que nadie puede definir: argentino.

El odio le había dado su fuerza.

Absuelto de las máscaras que he sido,/seré en la muerte mi total olvido.

El y el caballo eran uno,/eran uno y no eran dos.

No conviene que se sepa/que muere gente en la guerra.

Las calles de Buenos Aires/ya son mi entraña.

Cuarenta naipes han desplazado la vida…/las aventuras del envido y del quiero, /la autoridad del as de espadas…y como las alternativas del juego/se repiten y se repiten/los jugadores de esta noche/copian antiguas bazas: hecho que resucita un poco, muy poco,/a las generaciones de los mayores/que legaron al tiempo de Buenos Aires/los mismos versos y las mismas diabluras.

Ser pobre implica una más inmediata posesión de la realidad, un atropellar el primer gusto áspero de las cosas: conocimiento que parece faltar a los ricos como si todo les llegara filtrado.

La habitualidad del truco es mentir…- ¿Adónde vas Daniel? – A… dijo el otro. -Mientes Daniel. Me respondes que vas a…para que yo piense que vas a…., pero lo cierto es que vas realmente a…¡Mientes Daniel!

El origen del tango está en los lupanares.

¿Cuál es la tradición argentina?…es toda la cultura occidental…nuestro patrimonio es el universo; no podemos concretarnos a lo argentino para ser argentinos: porque o ser argentino es una fatalidad y en ese caso lo seremos de cualquier modo, o ser argentino es una mera afectación, una máscara.

Sarmiento, el soñador, sigue soñándonos…es alguien que sigue odiando, amando y combatiendo…

0 comments on “Argentinadas de Georgie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s