Política Sociedad

Riquelme, con El Virrey, tras las elecciones

Hay efecto dominó. El partido homenaje al ídolo en la Bombonera, se hará después de las elecciones en Boca y la Argentina.

Y, sí, la política metió la cola. El “palazo” sufrido por Mauricio Macri, en las primarias del 11 de agosto, obligó a postergar el partido de despedida a Juan Ramón Riquelme, el ídolo de Boca, previsto para septiembre. Como lo informó Humanidad, en su edición del 26 de agosto, las PASO, a pesar de que el veredicto oficial de las urnas se dará el 27 de octubre, ya tiene un efecto dominó. Afectarán las elecciones del club de la Ribera, donde el oficialista Cristian Gribaudo (puesto por Daniel Angelici, incondicional del actual titular del Ejecutivo), enfrentará a los opositores José Beraldi y Víctor Santa María, el encargado de edificios que encabeza por inercia el PJ porteño.

Versiones de millones al margen, ayer Riquelme, mate en mano, anunció que deleitará a los fanáticos del popular club recién el 12 de diciembre, día del hincha de Boca, cuando todo esté decidido en el plano institucional del país (¿Alberto Fernández-Cristina Kirchner o…? y se conozca el nombre del hombre que estará al frente de los destinos de Boca. No hay que olvidar que desde ese sitial, Macri se catapultó primero como jefe de gobierno de Buenos Aires y después a la Casa Rosada.

Riquelme justificó la demora en su preparación física y en la convocatoria a sus ex compañeros, entre los que incluyó al ex DT “el virrey” Carlos Bianchi (por supuesto, sentado en el banco). Y soñó despierto, desde Don Torcuato, con la presencia de Lionel Messi, como invitado de lujo. Con calidad, Juan Román eludió hablar de la presencia de Diego Maradona, actual director técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Sin embargo, Humanidad fue uno de los medios que se hizo eco de que Macri, a través de Marcos Peña, le había solicitado a Angelici, que dilatara el encuentro. A pesar de que saldrá a recorrer 30 ciudades en el tramo final de la campaña, el líder del PRO no quería someterse a ser  abucheado en el estadio. Esa era una amenaza latente tras la humillante derrota del 11 de agosto, de la que está intentando reponerse con la ayuda de duros como Elisa Carrió, Patricia Bullrich y Miguel Pichetto.

Macri y Angelici, según contó éste sitio, tenían un arreglo con Riquelme, pero entró en “pánico” y no quiso exponerse ante una multitud presuntamente hostil que podría provocar disturbios y entonar cánticos en su contra.

Odiosos de “la grieta” al margen, Riquelme, de 41 años, es amado por los que idolatran la azul y oro desde que mucho antes que dejó de vestir esa camiseta en mayo de 2014.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Riquelme, con El Virrey, tras las elecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s