Entrevistas

“Alberto administrará tensiones: ni autónomo, ni títere de La Cámpora”

El consultor Carlos Fara, opinó que Macri se equivocó por querer producir un cambio cultural en el corto plazo, enfrentando a las corporaciones. La "marcha del millón" de hoy.

El consultor político Carlos Fara, afirmó que “hay muy bajas probabilidades de que, por su personalidad, Alberto (Fernández) quede preso de Cristina (Kirchner) y La Cámpora”. Opinó que “la marcha del millón” de hoy de Mauricio Macri en el Obelisco, servirá insuflar “ánimos” al gobierno y sus seguidores. Opinó que no está mal utilizar la acepción “un milagro” para tratar de lograr achicar la abismal diferencia lograda por el Frente de Todos el pasado 11 de agosto, en las PASO.

“Los actores en la Argentina están acostumbrados a una matriz corporativa y Macri gobernó sobre el supuesto de un país que no existe, lograr un cambio cultural en el corto plazo”, sentenció el analista en diálogo exclusivo con Humanidad.

Sus reflexiones, profundas, a 8 días de las elecciones, son transcriptas textualmente:

Fara: “Alberto sabrá parar el equipo en la cancha”

AP: Ya no hay misterios en la campaña. Los dados parecen echados ¿Qué cambia la marcha del millón de esta tarde, convocada por el presidente Mauricio Macri?

CF: En general, las marchas han sido necesarias para mejorar el estado de ánimo del gobierno y su electorado. Es imposible negarlo. No parece que pueda tener un efecto contagio en las urnas pero despierta una expectativa positiva: son imprescindibles para Macri si quiere achicar algo la diferencia. Tenga en cuenta algunos pronunciamientos empresarios (el propio Presidente habló de la actitud del “círculo rojo” tras las PASO).

AP: ¿Algunos funcionarios lo dan por perdido pese a la marcha del millón en la 9 de Julio?

CF: Es así. Una parte del gobierno considera que la elección no se puede dar vuelta. De todas maneras, con ese lema se convocará a gran cantidad de gente, emparentando con la épica de (Raúl) Alfonsín, del ‘ 83. Está presente la epopeya del regreso a la democracia, evidentemente con limitaciones: son otras épocas y liderazgos muy distintos. A Macri le servirá para consolidar votos, rotando sobre varios ejes, uno de ellos la libertad, a los que adhieren sectores del radicalismo.

AP: ¿Quedará algo claro?

CF: Una apuesta al post macrismo, que empezaría a tratarse después del 27 de octubre. Macri quiere dejar en claro que los votos son de él y no simplemente de una fuerza antiperonista. Ese post lo puede representar él o cualquier otro. Pero ese es el post.

AP: Argentina parece ser un país corporativo, donde todos acomodan sus intereses, como lo dijo claramente el gobernador Carlos Verna en La Pampa, según las circunstancias. Esos factores dan ganadores a Alberto y Cristina ¿Está bien que Macri hable de milagro?

CG: Se puede usar: significa una acepción de muy baja probabilidad. Los actores agrupados en la Argentina, están acostumbrados a una matriz. Es muy complicado el cambio cultural. Es un sueño peregrino inaplicable en el corto plazo. No se puede actuar contrariando esos intereses. Macri gobernó sobre el supuesto de un país que no existe. Es muy difícil interactuar con los dirigentes con un manual de teoría económica. Hay que atenerse a la realidad.

Macri, se equivocó; Cristina no es la de antes

AP: ¿Esa fue una equivocación central de Macri?

CF: Sí. Imaginó que la Argentina era otra cosa. La experiencia demuestra que las crisis se ordenan con los movimientos corporativos. Después se pueden proyectar cambios a largo plazo. Pero en las crisis, funciona esta máquina corporativa. Facilita las cosas.

AP: ¿Tiene poco tiempo Alberto para tratar de salir exitosamente?

CF: Vamos a ver. Soy crítico de la teoría de los 100 días. Alberto, si llega al poder, podrá extender las expectativas. Irá comprando tiempo. Claro, sí arranca mal, tendrá días tormentosos. Pero sí arranca bien, la opinión pública puede considerar que es muy pronto para hacer un balance. Tendrá que acertar en la economía, como le pasó a (Carlos) Menem, antes de la llegada de (Domingo) Cavallo, o a Eduardo Duhalde, previo al arribo de (Roberto) Lavagna.

AP: Alberto hablando de su relación con Cristina, acaba  de declarar: “somos lo mismo” ¿Son lo mismo?

CF: Es una frase apropiada para el nuevo debate que tendrá mañana con Macri, quien esta semana se prodigó en afirmar que Alberto y Cristina son lo mismo. Alberto recoge el guante: somos iguales. Ahora lo son, después se verán los matices, sí se desanda ese camino. Hoy son iguales.

AP: ¿Alberto tendrá el poder real?

CF: Argentina es presidencialista. Tendrá la lapicera. Hay varios escenarios: las cosas pueden salir bien de entrada, con dos extremos que no comparto: Alberto absolutamente autónomo o títere. Para mí habrá un cuadro intermedio, en el que Fernández administrará tensiones. Una cosa es lo que diga y otra lo que haga. Tendrá que dar señales fuertes, en función veremos a su verdadero carácter.

AP: ¿Cuál será?

CF: No lo sabemos. Pero tiene claridad y sabe como va a parar el equipo en la cancha.  Son muy bajas las probabilidades que quede preso de Cristina y La Cámpora, por su propia personalidad. Alberto no es maleable. Administrará tensiones en una primera etapa y luego, si todo se complica, podría recostarse en otra coalición, con gobernadores moderados, un sector del radicalismo socialdemócrata, más los diputados de Lavagna, para garantizar la gobernabilidad. Eso nunca de entrada.

AP: ¿Cómo si hubiera dos movimientos?

CF: Efectivamente. Hoy hay una coalición a la vista, que subsistirá hasta que venga, o no, otra. Comparto el comentario de un diario extranjero: Alberto no es populista. Ayudemos a que no lo sea. Y Cristina no es la de antes. Hay que destacar su corrimiento, una virtud.

AP: ¿Entonces, el mando será de Alberto, en cualquier circunstancia?

CF: Alberto fue el autor de la Concertación Plural que sumó a (Julio) Cobos y al radicalilsmo K. Ya hay un antecedente. No le extrañe que si se produce una vacante en la Corte Suprema de Justicia, coloque allí a (Ricardo) Gil Lavedra, un radical con todos los pergaminos. Fue uno de los que juzgó a los comandantes de la dictadura militar.

AP: ¿De allí su diálogo con Ricardo Alfonsín, y la posibilidad de que lo nombre en la Oficina Anticorrupción?

CF: No lo descarto. Ya cogobernó con los radicales.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““Alberto administrará tensiones: ni autónomo, ni títere de La Cámpora”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s