Argentina Política

Macri: “No somos iguales”; Alberto: “Gracias a Dios”

Tratándose de mentirosos (el Presidente está vez fue más incisivo que el candidato del FdT), los principales contendientes se cruzaron anoche en la Facultad de Derecho.

Al contrario de lo que cantaba Mercedes Sosa, nada parece haber cambiado después del debate de anoche entre Mauricio Macri y Alberto Fernández. En el mismo, participaron otros cuatro candidatos sin posibilidades de acceder a la Presidencia, a juzgar por los resultados del 11 de agosto – que, sí, existieron -, con discursos que corrieron por carriles hacia un público cautivo. La diferencia numérica en democracia, por más que le pese a algunos que promueven el voto calificado, basta y sobra para dirimir entre dos modelos antagónicos, con algunas coincidencias.  El presidente dijo que el próximo domingo se resolverá en que “tipo de sociedad vamos a vivir” y el postulante del Frente de Todos (que incluye como vice al “cuco” Cristina Kirchner), celebró que haya dicho: “no somos iguales a ustedes”. Y dobló la apuesta: “Gracias a Dios, no nos parecemos”. Ambos se acusaron de mentirosos y de encubrir actos de corrupción (“la piedra es el otro”, fue un criterio que sobrevoló en el aire) y esta vez, a diferencia del domingo 13 en Santa Fe, el más provocador, tras el baño de masas de clase media que se dio el sábado en el Obelisco, fue el primer mandatario.

El debate fue un show, precedido por el corte de tránsito espectacular en las inmediaciones de la Facultad de Derecho, donde se montó una muñeca gigantesca con la imagen de Cristina, vestida con un traje de presidiaria, con la fecha 18-01-15, en obvia referencia al día de la muerte sospechosa del fiscal Alberto Nisman, que investigaba la causa AMIA.

Algunos conductores ponían pimentón a las exposiciones que no iban a mover el amperímetro: “A todo o nada”; “Macri usará una bala de plata” para mantener su liderazgo; “último round”.

Del Caño Lavagna, Macri, Alberto, Centurión y Espert

Ocupémonos de lo importante. Humanidad pondrá un poco de empeño.

El libertario José Luis Espert, habló del “virus” que infecta y “come las raíces” de la Argentina y Roberto Lavagna se mostró complacido por el anuncio de Macri de que los créditos UVA para viviendas se van a pagar a partir de enero por el índice salarial y no por el de la inflación.

Alberto señaló que “la inseguridad está vinculada con la gran desigualdad”, aunque dijo que hay que ser “implacables” con los que delinquen, con una política de Estado consensuada. Macri golpeó de entrada: acusó al kirchnerismo de “despreciar” a las víctimas e, involucrando al ex jefe de gabinete, lo acusó de “transar” con los narcotraficantes y las “mafias”. Condenó al terrorismo internacional de Hezbollah y el “encubrimiento de los responsables del atentado” contra la AMIA.

Entre los actores de reparto, Espert fue el más categórico. Por ejemplo, al advertir que no se pueden cortar las calles y rutas. “Piquetero que corta, va preso. Cuidado (Juan) Grabois”. También tuvo posturas de máxima, Nicolás del Caño. Entre otras cosas, protestó por la persecución de “pibes y pibas” por consumo de drogas.

Caos de tránsito y muñeca inflable de Cristina en la Facultad de Derecho

Alberto se enredó una y otra vez en peleas cuerpo a cuerpo con Macri, esta vez más seguro. Le pidió que sea serio y que haga menos marketing. El presidente se abroqueló en defensa de las fuerzas de seguridad empeñadas en “una batalla sin cuartel” contra el delito, en la que introdujo el episodio que concluyó con la muerte de Santiago Maldonado, en la Patagonia.

“El presupuesto cayó desde el 2015, no subió. Hablé con la verdad señor Presidente”, protestó Alberto. También destacó la suba de la tasa de desempleo en los últimos 3 años, la precariedad laboral y el cierre de PyMes, todos temas económicos en los que Macri sabe que fue reprobado y por eso pide más tiempo.

“¡Ellos (por Alberto) hablando de desempleo! Estancaron su creación entre 2011 y 2015 y si salimos de esta incertidumbre, volverá a crecer el empleo de calidad”, retrucó Macri. Y le aseguró a Fernández que en la obra pública K se encuentra “una matriz de corrupción” que “usted no denunció cuando fue jefe de gabinete”. Indicó que con el dinero que se usaba en el gobierno anterior para un emprendimiento, durante su gestión se hicieron dos.

“Nos dejaron sin gas ni petróleo. Hoy tenemos funcionando Vaca Muerta, redujimos los cortes eléctricos un 40 por ciento y exportamos gas a Chile”, enrostró.

“Presidente – levantó la voz, no el índice, Fernández -, le llenó el bolsillo a sus amigos en negocios energéticos. Se olvida de las irregularidades familiares y de su denuncia contra su padre (Franco) después de su muerte”.

A Espert le pidió que no lo corriera “con una clase de decencia”, tras lo cual Macri se montó en esa discusión, para decirle que “es de muy mal gusto citar a alguien que no está en este mundo” e ironizar: ”¿no vio lo que pasaba a su lado, con la valija de Antonini Wilson, con los dineros de Lázaro Báez, el tráfico de efedrina, los departamentos de Muñoz, las obras de (Julio) De Vido? Es difícil de creer que se tratase de un descuido ético de Néstor y Cristina”.

También hubo discusiones respecto del federalismo. Alberto evaluó que “el gobierno central concentra mucho poder y las provincias mendigan”. Prometió gestionar  para que todos “puedan crecer y desarrollarse en el lugar donde han nacido”. Endilgó a Macri fallas institucionales y “negocios entre funcionarios y empresas” a las que estuvieron vinculados.

¡”Ahora habla de federalismo, cuando el kirchnerismo tenía a todos los gobernadores disciplinados. Alberto dice que le va a sacar recursos a la ciudad de Buenos Aires! Nosotros – se endureció  Macri -, dimos más dinero, hicimos más obras y un desarrollo más federal. Ustedes quieren juzgar a periodistas como si fueran terroristas y dicen que los condenados por corrupción son presos políticos”.

“No ven – continuó – a (Nicolás) Maduro como un dictador”.

Alberto mencionó entonces que fue entrevistado por periodistas opositores, a diferencia de Macri que solo habló con algunos y “exigió a los dueños de los medios que cubran sus errores”.

“Deberían abrazarse y hermanarse”, sugirió Espert a Macri y Fernández

Así siguieron pasándose facturas.

Deberían abrazarse y hermanarse. Tomaron medidas parecidas: cepo, default, congelamiento. Tan diferentes no son”, pretendió ridiculizarlos Espert, cuando uno decía “mentira” y otro le contestaba “esa es la verdadera mentira”.

Más afilado (Alberto parecía dispuesto a bloquear la discusión en formato rigido), Macri se molestó cuando se le mencionó a su hermano, al blanqueo de dinero de familiares y amigos y las irregularidades en el Correo. “Quedó claro que el kirchnerismo y Alberto son lo mismo. Nosotros creemos en la libertad y la República. Ustedes quieren una justicia y un Estado militante y no les molesta la corrupción”.

“No nos parecemos en nada, gracias a Dios. Y en el tema de la pobreza, es donde menos quiero parecerme a usted, que llegó proclamando pobreza cero y mintió. Uno de cada dos chicos menores de 14 años – afirmó Alberto – está en la indigencia”.

Macri, “indignado”, contestó que “ustedes siempre han usado a los pobres y al clientelismo”, y mencionó las inundaciones en el partido de La Matanza, luego de 35 años de administraciones peronistas.

Sobre el final, Macri reconoció que “aguantar la agresividad K es duro” y dando por entendido que achicará las diferencias el domingo, se resignó a tener que escuchar a Alberto en otro debate “ganándome el cielo de por vida”.

Alberto terminó con una letra de María Elena Walsh: “Tantas veces nos mataron…es la historia de nuestro país. Un día fueron los genocidas que torturaron y obligaron al exilio. Otra Martínez de Hoz, Malvinas, el Plan Bonex…pero un día llegaron Néstor y Cristina y pusieron de pie a la Argentina. Macri, la derrumbó, pero la vamos a volver a poner de pie”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Macri: “No somos iguales”; Alberto: “Gracias a Dios”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s