Análisis Política

Fernández moderado y concentrado en el 28 de octubre

Ser nacional y popular no es lo mismo que populista. Alberto F. mandó mensajes al mercado y a los ahorristas. Clave será el papel de Kicillof y Vidal.

Por estas horas, voceros de Alberto Fernández, rescatan un artículo reciente de The New York Times, donde el columnista advertía: “no es un populista, no lo obliguen a serlo”. El diario norteamericano, no ocultó la tirria de los Republicanos de EE.UU y el alfil principal en la región, el derechista Jair Bolsonaro, hacia el kirchnerismo. Pero, en un marco regional agitado por otras causas – y descartado “el tufillo cubano venezolano” que Miguel Pichetto y Patricia Bullrich agitan irresponsablemente -, el presidente Donald Trump, no dejará de explorar un acuerdo con las nuevas autoridades. Pretende que el candidato del Frente de Todos, transite un camino de moderación, con la presencia de la oposición “blanca” que ya hizo sentir su presencia en las calles, sobre todo en el Obelisco. No es tonto: sabe del descontento social en la Argentina por la existencia de un 40 por ciento de personas en situación de pobreza y no es de los que niegan lo que aconteció el 11 de agosto. Lo importante para Trump, es encarar una negociación seria para lograr – con estiramientos de plazos, refinanciación y hasta quitas -, que el país pague la monumental deuda con el FMI, asumida por el actual gobierno.

Las incógnitas no se despejan de un día para el otro. El Frente de Todos es heterogéneo y con intereses contrapuestos. En paralelo, en Juntos por el Cambio, la armonía a duras penas se mantiene por el entusiasmo de Macri, dándose un baño de masas en paz, aunque se observa la desarticulación puertas adentro. Aspira a descontar la abismal diferencia de las PASO, pero también sabe que podría ampliarse. Por eso, el punto medio es perder con “dignidad”, habilitando una oposición más dialoguista y mejor parada ante el peronismo “salvaje”, con un gran aparato sindical y territorial detrás de sí.

“El gran interrogante gira acerca de qué pasará el lunes 28. Macri ya ha fidelizado su electorado y planifica la retirada”, expuso crudamente un peronista a Humanidad.

Axel , Mariú y los intendentes, pondrán a prueba sus dotes conciliadoras

Una vez definida la elección (sobrevuela lejos la quimera del balotaje), Macri deberá optar: cegarse, o seguir las recomendaciones de los más sensatos; ellos le sugieren, poner en marcha de inmediato las partidas de la emergencia alimentaria, pactar rápidamente la transición. Logrando que Axel Xicillof y María Eugenia Vidal, junto con los intendentes del conurbano, armen un tejido de contención para evitar cualquier fuego.

El candidato a gobernador de José Gómez Centurión en la provincia de Bueno Aires, Gustavo Álvarez, ya pidió a sus seguidores votar por Macri-Pichetto para “salvar a la Patria del narcotráfico, de la Tercera Revolución Bolivariana”. El ¿hombre del Frente Nos?, salió quinto, superando por poco el piso, en el principal distrito, donde Kicillof, aventajó por 1.700.000 votos a Vidal. Le basta uno para ganar y ser gobernador.

El propósito de máxima de Macri es superar el 35 por ciento (obtuvo el 32 en agosto) y lograr que Fernández baje de 45 (cuando consiguió más de 47). Con una diferencia menor al 10 por ciento forzaría el balotaje. Misión imposible en los papeles.

Fernández, aceitados los contactos con el radicalismo alfonsinista (algo sobre lo que informó en detalle Humanidad), está tratando de llevar tranquilidad a los mercados. Es lo que busca la ex embajadora ante la OEA, Paula Bertol, del PRO, por lo visto distante de Bullrich.

El primer objetivo de Alberto y Cristina, si los resultados se repitiesen el domingo, es que no haya temblores en los mercados al día siguiente, como si ocurrió el 12 de agosto.

“Defenderé la posición de los bonistas frente al avance del FMI”. A los argentinoss que fueron al Obelisco, Alberto les pidió tranquilidad: “Vamos a cuidar sus ahorros, vamos a respetar sus depósitos en dólares”.

Alberto, con la teoría de que “es lo mismo que Cristina” (algo que pone los pelos de punta a sus enemigos), opinó que funcionan mal los bloques regionales y se hizo el desentendido de las amenazas de Bolsonaro. Su apuesta, acicateado por Sergio Massa, es cerrar “la grieta”. Dando satisfacción a los más postergados, para no soliviantar los caldeados ánimos en los barrios sumergidos.  Como si dijera, a tono con el Times: “No soy populista…”

Allegados a Massa indicaron a Humanidad que para Estados Unidos, la Argentina cumple un rol esencial para “estabilizar y equilibrar” el continente. Con respecto a Venezuela, “el demonio” hasta aquí, se propugnaría una salida democrática sin intervención militar, a tono con la prédica de México y Uruguay.

Trump, que no oculta sus simpatías por Macri – según esas fuentes -, no desdeñará a Fernández, y reconocería que la situación en Brasil, podría tornarse inestable, con un Lula que todavía tiene predicamento popular.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Fernández moderado y concentrado en el 28 de octubre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s