Argentina Política

La grieta es el otro

Con actos multitudinarios, Macri y Alberto cerraron ayer sus campañas, en Córdoba y Mar del Plata, Expectativa por el resultado y lo que pase el 28O.

Mauricio Macri va por “el milagro” para tratar de forzar este domingo un balotaje el 24 de noviembre. En ese cometido pidió despejar “espejismos” de los que “nos quieren llevar al pasado”. Habló como pastor evangelista, transmitiendo a una multitud vibra y energía, en Córdoba, donde el gobernador, Juan Schiaretti, mantuvo la neutralidad pese a la “presión” del candidato peronista, según denunció Miguel Pichetto. Alberto Fernández y Cristina Kirchner, en Mar del Plata, también en una gran concentración, prometieron resolver el tema de los 5 nuevos millones de pobres que “dejó” el Presidente, y dar por concluido el ciclo neoliberal. Para ambos, la piedra contra la que choca la Argentina, sigue siendo el otro.

Es impredecible lo que vaya a pasar el lunes 28. Lo sensato, dada la fuga de dólares y el aumento abusivo de precios, es que con el resultado oficial a la vista, los protagonistas se sentasen a conversar, de acuerdo con su representación. Sea que concluya “el ciclo del gato” (haciendo suyo el apelativo, Macri dio a entender que “no dejará solos” a quienes salieron a la calle para respaldar la República, la libertad y la división de poderes) o que caigan votos del cielo y se de vuelta la elección. En ese caso se adicionaria un dramático desempate, como empujan el Jefe de Estado y dirigentes del ala dura, entre ellos el justicialista Pichetto, quien ayer escuchó como le cantaban el cumpleaños feliz miles de personas en la Docta.

La situación económica es grave. Y pese a los enojos, nada hace prever que se desconozca al veredicto popular, que ya dio un indicio más que claro el 11 de agosto. Hasta Cristina se apiadó de Macri: “No voy a hacer leña del árbol caído”, e hizo callar a los que silbaban e insultaban.

El libertario José Luis Espert, afirmó que es Macri quien posibilita el retorno del kirchnerismo.  El escritor Juan José Sebreli, quien se reconoció antipopulista, pero no gorila, no tiene demasiadas expectativas puestas en Juntos por el Cambio. “El populismo está arraigado y será difícil erradicarlo. Hoy hay más pobres que nunca”, lamentó.

Mariú Vidal, con sello propio, en Vicente López. Larreta confiado en CABA.

En el PRO, si bien hay discursos parecidos entre Macri, Rodríguez Larreta (favorito para el domingo en CABA), y María Eugenia Vidal, que ya perdió también por paliza (con un voto solo alcanzaría) e igual no se rindió, hay preparativos de reuniones para el próximo lunes. Los tres hablan de la “revolución de los mansos”, del “sí, se puede” y “esto se da vuelta”. Son conscientes, apoyados en las grandes y pacíficas manifestaciones, que pueden retener un tercio del electorado o quizá un poco más. La meta: constituirse una alternativa remozada al peronismo sin Marcos Peña ni Durán Barba. A juzgar por su euforia y sus promesas, Macri, no estaría dispuesto a ceder fácilmente el liderazgo, pero Larreta, Mariú y algunos radicales como Martín Lousteau y Alfedo Cornejo, están pensando en otro juego. No hay que adelantarse.

Fernández, en Mar del Plata, confirmó lo anticipado por Humanidad, al decir que convocará a radicales alfonsinistas progresistas, luego de ser reconocido por Cristina, por su labor en el proyecto fundacional con Néstor Kirchner, en 2003. Se emocionó hasta las lágrimas.

Sebreli reveló una conversación que tuvo hace tiempo con Macri, donde lo aprobó con un 10 en gestión política, pero le puso un 3 a la económica. “Hoy le pondría un 0”, agregó. El intelectual se molestó por la ligereza que el ex titular de Boca, abordó los serios problemas que heredó y que no pudo solucionar. Por ellos, está rogando el perdón de los que votaron “con bronca” en agosto y clamando por más tiempo.

Mariú, en Vicente López, se distinguió el macrismo. Ahora, nosotros, podía leerse su nuevo emblema, sobre fondo rojo. Reivindicó la lucha contra las mafias sindicales, los narcotraficantes y los que controlan el juego en la provincia. No parece, tampoco, querer apartarse de la lucha política.

Clave será el encuentro que mantenga Mariú con Axel Kicillof, del FdT, y los intendentes electos, para aplicar compresas heladas en los lugares más calientes del conurbano bonaerense.  Nada pasó, pero nadie podrá hacerse el desentendido si se prende una chispa, en un contexto regional encrespado.

Es de esperar que las cifras que se conocerán al filo del domingo permitan ordenar el camino hacia el 10 de diciembre (se rumorea un ajuste del cepo cambiario). Hay que aventar el “caos” insinuado por Sebreli.

Fernández avisó que dejó de dialogar con Macri, pero el lunes se requerirá de responsabilidad de los dos y no de bravuconadas que podrían exacerbar a los más postergados. Porqué los políticos siempre tienen un lugar donde refugiarse y la gente de a pie, no, como reconoció el gobernador pampeano Carlos Verna.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “La grieta es el otro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s