Fábula

El oso y la educación

Hablando con un grupo de maestros, Domingo Faustino Sarmiento adaptó una fábula norteamericana a la realidad de la Argentina

“Un día vinieron a decirle a una señora que la vida de su marido se veía amenazada porque lo había acometido un oso. Ella, sin inmutarse, contestó: “Yo no me entrometo en los asuntos de mi marido, que él se las componga con el oso.

Eso pasa en la Argentina con la educación; se dice que es necesario educar a los pueblos, pero los gobiernos contestan: No me meto con el oso… Pero para que el pueblo argentino sea verdaderamente democrático, es necesario meternos con el oso“.


0 comments on “El oso y la educación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s