Derechos Humanos Vida

La grieta sexual

La periodista Laura Di Marco, mete el dedo en la llaga: la incomprensión de los hombres sexagenarios acerca de la evolución del mundo moderno y el cambio de pautas culturales.

Bajo el “ganchero” título, “Alberto y Mauricio, en la grieta sexual”, la peridiodista Laura di Marco, se sumerge hoy en el nuevo modo de vivir en la mayoría de las sociedades occidentales avanzadas. Aquí, va un extracto seleccionado por Humanidad:

Alberto y Mauricio, dos presidentes de 60 años, formados política y emocionalmente en el siglo XX, apenas bordean superficialmente estos debates. Un tanteo que los empujó a meterse, de lleno y en medio de la transición, en la grieta sexual. Mauricio Macri hirió innecesariamente a un sector importante de su propia coalición (los radicales, la activista Silvia Lospenato) al vetar la actualización de un protocolo que ordenaba el acceso al aborto no punible. Es decir, no solo no avanzaba sobre el Congreso (como argumentó el Presidente), sino que, por el contrario, reconfiguraba el marco legal vigente. Y que, por si fuera poco, había sido fruto, en parte, de un trabajo colectivo impulsado por su propio gobierno. En 2017, Cambiemos puso en marcha el Plan Enia (Plan Nacional de Prevención del Embarazo no Intencional), dirigido por la socióloga Silvia Ramos e implementado en 12 provincias donde la tasa de embarazos adolescentes es alarmante. En ese universo, el 80 por ciento de los embarazos de niñas y jóvenes son fruto de una violación, en muchos casos intrafamiliar. El protocolo de Rubinstein también tenía en cuenta una ley de 2018, votada por unanimidad, que transformó al abuso sexual infantil (ASI) en un delito de instancia pública: es decir, apenas hay una denuncia (no necesariamente de la familia), el fiscal puede actuar y proteger. El problema en muchos feudos es que no está garantizado lo mínimo: el acceso a un derecho que tiene casi 100 años, como es la interrupción del embarazo cuando proviene de una violación.

Alberto también se enredó, dentro su propia coalición, con la promesa de legalizar el aborto apenas asuma. Un anuncio que lo llevó a un enfrentamiento prematuro con la Iglesia y el Papa, una pieza estratégica de su armado. La cancelación de una entrevista con Francisco lo hizo recalcular. En sus oficinas de Puerto Madero estudia ahora estirar esa discusión. 

0 comments on “La grieta sexual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s