Argentina Política

Alberto, octavo presidente del movimiento nacido el 17 de octubre de 1945

Gabriela Michetti tomará hoy el juramento a Cristina y Fernández. Macri entregará en la misma Asamblea Legislativa, la banda y el bastón de mando a su sucesor.

Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así. Por más mentiras, odios expuestos, hipocresías, acercamientos sobre actuados, ésta transición política, afortunadamente, es mucho más tranquila y democrática que otras, con un péndulo que se vuelve a correr hacia otro punta, en un mundo complejo geopolíticamente. Con un presidente, Alberto Fernández, que conoce la botonera de la burocracia (ya hubo un cortocircuito con Hugo Moyano por el nombramiento en Transporte) y tratará de integrar a una coalición que tiene el cometido, en poco tiempo, de “ponerle plata en los bolsillos” a los más rezagados. Mientras debe renegociar sí o sí la deuda externa (en peligro de default, que según dijo iría a la cuenta de Mauricio Macri) y poner en marcha el aparato productivo con trabajos genuinos. Tendrá a favor un Parlamento con bloques unificados en Diputados y Senadores del Frente de Todos, bajo la batuta de la vicepresidente Cristina Kirchner, foco de atracción del director de cine Oliver Stone.

Ya sin rejas en Plaza de Mayo, para los festejos de las diferentes fracciones de la coalición peronista, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, dio algunas pistas acerca de los problemas a resolver “de a poco” en un país que tiene individualidades “brillantes” y padece colectivamente la mala calidad de vida de gran parte de sus habitantes.

Alberto llega con la promesa de “seer mejor” que el pasado kirchnerismo, lo que para su exegeta Cafiero significa “juntarse para sacar a la Argentina adelante, sin anular al otro, cuyas opiniones podrán no gustarnos pero también enriquecernos”.

La inmoralidad mayor, siendo un gran productor de alimentos, es que uno de cada dos chicos pase hambre y viva en situaciones precarias, recitó Cafiero, quien advirtió a la vez que Alberto y Cristina harán cambios, pero no desviarán la atención para “echar culpas” sin ton ni son.

Se verá. Porqué todo en la vida se paga y en el modelo que hoy expira hay pocos ganadores y muchos perdedores. Poner el acento en los equilibrios fiscales, con equidad social, será un cometido a cumplir desde el inicio.

Como si estuviera en 2003, Cafiero, sostuvo que la situación actual “es un calvario” por la existencia de 5 millones de nuevos pobres., para lo cual se ejecutará con rapidez la ley de emergencia parlamentaria. Seguramente, habrá un paquete supervisado por el joven ministro de Hacienda, Martin Guzmán, supervisado por el Nobel Joseph Stiglitz, y con la aquiescencia del papa Francisco, clave en la misa que acercó el domingo a Macri y Alberto, en la Basílica de Luján.

“Martín (quien residía en Estados Unidos) tiene una claridad conceptual aguda para llevar adelante una salida a la deuda externa de manera sustentable”, reveló Santiago Cafiero.

Una coalición peronista, encabezada por Alberto y Cristina

El fenómeno que tanto apasiona a Oliver Stone (quien también se reunió con Juan Grabois, levantisco líder de los movimientos sociales), fue definido por el ex secretario de Cultura, Jorge Coscia: “El peronismo es un roble que tiene una raíz que se basa en la justicia social, la soberanía política y la independencia económica”.

Coscia puntualizó que la Argentina tiene la posibilidad de desarrollar un proyecto sobre la autopista del siglo XXI, por encima de los modelos neoliberales. Uno de los puntos centrales es cómo se abordará al sector agroexportador, generador de divisas con sus adelantos tecnológicos, pero al mismo tiempo expulsor de mano de obra, que se concentra precariamente en los grandes centros urbanos.

Lo cierto es que no hay helicóptero de huída y si una despedida multitudinaria con un amplio abanico de la sociedad que tiene la oportunidad de plantear una oposición y alternativa constructiva. El peronismo, con sus aciertos y errores, tuvo la capacidad de garantizar que no hubiese estallido social y ofrece una esperanza en medo de la malaria.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Alberto, octavo presidente del movimiento nacido el 17 de octubre de 1945

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s