Argentina Política

“Hay que superar muros: del rencor, del odio, del hambre y del despilfarro”

Con un discurso "antigrieta" y de lucha contra el hambre, Alberto inauguró su Presidencia. Intervendrá la AFI y hará una reforma judicial. Dio duras pautas de renegociación con el FMI.

El cambio de ciclo es profundo. El nuevo presidente, Alberto Fernández, un hombre como cualquiera, se sintió incómodo con la banda presidencial – “no estoy acostumbrado usarla”, repitió más de una vez a los ministros a los que tomó juramento y reconvino a que no se olvidaran de firmar el acta -, inauguró una nueva etapa política con muchos desafíos e interrogantes. En presencia de la vice, Cristina Kirchner, molesta frente a Mauricio Macri (le hizo más de un desplante, entre otros darle la espalda), Humanidad rescató uno de sus conceptos. Para “poner a la Argentina de pie”, enfatizó, hay que superar muros: el del rencor y del odio entre argentinos; el del hambre que deja a millones de hombres y mujeres fuera de la mesa que nos es común; y el del despilfarro de nuestras energías productivas.

“Apostar a la fractura y a la grieta – afirmó – significa apostar a que estas heridas sigan sangrando…sería lo mismo que empujarnos al abismo…desde el alma, a quienes me votaron como a quienes no lo hicieron: no cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro”.

La amplia reivindicación a los derechos de las mujeres y contra la discriminación hecha desde la conciliación y el diálogo no incluyó la legalización del aborto, algo seguramente convenido con la Santa Sede, tras la recomendación del arzobispo de La Plata, Víctor “Tucho” Fernández. Eso no significa que el tema no vaya a abordarse el año próximo, impulsado por la ciudadanía.

Un gesto de civilidad democrática entre Macri y Alfonsín

Alberto no ocultó sus nexos espirituales con Francisco, al declararse inspirado en la Encíclica “Laudato Si”, para promover una transición hacia un modelo de desarrollo sostenible, de consumo responsable y de valoración de los bienes naturales.

Sin desmerecer a ninguno de los dos integrantes de la fórmula, “Alberto empieza donde Cristina termina”, dijo a Humanidad un dirigente del Frente de Todos, consciente de las dos fuertes personalidades que deberían sintetizar, positivamente, 12 años de gestión kirchneristas, con sus aciertos, excesos y errores.

Por eso, Alberto inició su discurso de más de una hora reivindicando un compromiso democrático que “garantice entre todos los argentinos, más allá de sus ideologías, la convivencia en el respeto a los disensos”.

No le faltó energía para anunciar un nuevo Contrato de Ciudadanía Social y endurecerse frente a la negociación con el FMI y los acreedores externos. “Para poder pagar, hay que crecer primero” sentenció y mentando a Perón, aseguró que el proyecto “no será dictado por nadie de afuera con remanidas recetas que siempre han fracasado”.

Alberto demostró su calidez con Gabriela Michetti

Pese a los gestos de civilidad con Macri y Gabriela Michetti, no se privó de destacar el “fracaso” del modelo neoliberal y la herencia de “tierra arrasada” que recibió. Volvió a revalorizar al radical Raúl Alfonsín, promotor del “Nunca más” contra las violaciones a los derechos humanos y sensible ante las demandas de justicia social.

En ese punto, sostenido por Gustavo Béliz, sin sus “zapatitos blancos” y dispuesto a dar su bagaje estratégico para modernizar el país, anunció la intervención de la agencia de los espías (DISOLVER, es la meta) y una reforma que afectará al corazón de los jueces federales de Comodoro Py. La AFI ya no contará con cuantiosos fondos reservados, que irán para la combatir la lucha contra el hambre.

El presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, parecía mirarlo azorado cuando proclamó “nunca más una justicia que persigue según los vientos políticos del poder de turno”. Habló de  manipulación y de acoso y se pronunció sin nombrarla contra la llamada Doctrina Irurzun, por la que se aplicó prisiones sin condena judcial previa o el debido proceso. También señalo que no aceptará la corrupción “de ningún funcionario, por más poderoso que sea”.

Demostró valor al enfrentarse con el sistema “cloacal” de la AFI y los “operadores judiciales” con aval mediático y al ratificar su decisión de “transparentar” las obras publicas, a cargo del ex intendente de San Martín, Gabriel Katopodis.

Los protocolos de seguridad dictados por Patricia Bullrich quedarán en el olvido. Está pendiente una respuesta de Ricardo Alfonsín, para hacerse cargo de una unidad de lucha contra la corrupción y el lavado de dinero.

No usó el termino de Humanidad, pero Alberto dejó en claro (como se lo anticipó en privado a Macri) que “no habrá Ministerio de la Venganza”. De tomar ese camino, estaría contradiciendo los principios de pluralidad y tolerancia reafirmados en el día de hoy. Tanto en la Asamblea Legislativa, como en el discurso en Plaza de Mayo, junto con Cristina.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““Hay que superar muros: del rencor, del odio, del hambre y del despilfarro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s