Literatura Salud Pública

La parábola existencialista regresa como terca profecía

Miguel Bonasso, enlaza también el significado del coronavirus, con la novela ""La Peste", de Camus. La dignidad frente a lo trágico, el papel de Dios, la fragilidad y la soledad humanas.

Por Miguel Bonasso

En estos días inciertos e inquietantes del “coronavirus”, he sabido que no pocos lectores han buscado “La Peste” de Albert Camus, un libro genial, publicado en aquel remoto 1947. Como el Quijote de Cervantes, el Avaro de Moliére o el Hamlet de Shakespeare, “La Peste” es mucho más que un clásico, es un arquetipo cultural eterno, sin fecha posible de caducidad, al menos mientras exista la especie humana y la capacidad de leer.

Y es de una lógica aplastante, cartesiana, que algunos quieran recorrer esa peripecia, que comienza con el hocico sangrante de una rata muerta, para terminar consignando que a ese náufrago que es el ser humano, sólo le cabe una respuesta frente al sentimiento trágico de la vida: la dignidad.

Esa dignidad del médico que se encara con el sacerdote católico y le reprocha que su Dios omnipotente permita que la peste se lleve a un inocente de doce años. Y que, al recibir la previsible respuesta del cura (“goza ya de la gloria de Dios”), le responda, implacable: “toda la gloria de Dios no alcanza para pagar la vida de un niño”.

Aproximadamente dice eso, porque estoy citando de memoria. Hace muchos años que no releo “La Peste”. La última vez que me asomé a sus páginas fue en una circunstancia trágica de mi propia vida.

En ese absurdo que acabó con Camus, cuando el héroe de la Resistencia, que había dirigido el periódico “Combat” contra los nazis, se estrellaba a sus cuarenta y seis años de edad contra un árbol, en un auto conducido por su editor Gallimard, quien sobrevivió.

Esa ahora, cuando el Coronavirus barre con grietas y otras intoxicaciones, nos confina en nuestras soledades y reitera esa metáfora de nuestra esencial fragilidad que la pandemia saca a la luz. Como un revelador fotográfico, la parábola existencialista del genial Camus regresa con la terca precisión de una profecía.

0 comments on “La parábola existencialista regresa como terca profecía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s