Política Sociedad

“Una economía que cae, se levanta, pero una vida que se pierde no se recupera más”

Al confirmar la extensión de la cuarentena hasta después de Semana Santa, Alberto amonestó a empresarios y especuladores y reconsideró características del aislamiento en el Gran Buenos Aires.

¿Irá en serio? Es una cuestión de vida o muerte. Que cada uno saque sus conclusiones. Anoche, al extender la cuarentena obligatoria porqué “funciona bien” hasta después de Semana Santa (la 0 hora del 13 de abril), el presidente Alberto Fernández, “muy contento” aunque su rostro trasluciera fatiga, deslizó: si por las buenas algunos no entienden, irá por las malas, según juzgó Humanidad.

No tenemos que caer en el falso dilema de que es la salud o la economía. Una economía (un PBI) que cae, siempre se levanta – dijo citando la gestión de su mentor Néstor Kirchner -, pero una vida que se pierde no se recupera más”.

No hay que banalizar la situación. “Los resultados no están garantizados”, avisó el Presidente con cara de cansado y ojeroso cuando la lucha contra el “enemigo invisible” está recién en fase 1.

Puso en la mira a otros oponentes terrenales que despiden trabajadores (en alusión a un holding ítalo-luxemburgués que fabrica un producto estratégico y echó a 1450 personas y a varias PyMes), remarcan precios y especulan.

“Si les duele el bolsillo, mucho mejor”, transmitió en una teleconferencia vespertina con gobernadores, luego que la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, de La Cámpora, revelase que en el conurbano ya hay en marcha, frente a un panorama “excepcional”, un sistema de controles exhaustivos y sanciones por la escalada de aumentos en alimentos básicos.

Hubo quien quiso subestimarlo por twitter haciendo un sìmil con el ex presidente radical Ricardo Alfonsín, al que Alberto no se cansa de elogiar. Pero en el kirchnerismo, aún con diferencias puertas adentro, también lo siguen respaldando en su tarea de equilibrista que recoge adhesiones spor doquier, entre ellas la del principal dirigente del PRO, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Francisco lamentó la actitud de los que expulsan trabajadores antes que acogerlos

Alberto, con matices, es parte de la secuela peronista, con anclaje hoy en El Vaticano. No casualmente, coincidió con Francisco, quien en una entrevista amonestó a grandes ejecutivos que “expulsan antes que acoger” a la gente. “El sálvese quien pueda no es la solución”, fue una de sus frases en sintonía con lo que sucede en la Argentina… y otras partes del mundo. El jefe de Estado desde el 10 de diciembre, recogió ese barrilete: “Muchachos, en esto estamos todos y ustedes van a tener que ganar menos”.

Escaso de precisiones – se trata de un cuerpo a cuerpo diario, sin besos ni abrazos -, van una píldoras de conclusiones de la jornada frenética de ayer:

  • El grifo sanitario sigue ferreamente cerrado para hacer cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Sirve para ganar tiempo, con un Estado presente. Se tomó en cuenta la realidad de pobreza en el Gran Buenos Aires, donde se dará un paso para que el “quédese en casa” se transforme en “quédese en el barrio”.
  • Alberto le hizo un pedido a los habitantes de los barrios más humildes: “Cumplan la cuarentena y cuiden a sus viejos. Pueden hacerlo”. Garantizó la llegada de alimentos, para lo que ya se dio intervención al Ejército.
  • También hubo un mensaje para intendentes a los que lisonjeó: “Hagan lo que tienen que hacer, pero dejen pasar a los camiones”.

El equipo de salud, unánimemente, hizo recomendaciones que él atendió. Los gobernadores le brindaron apoyo, con observaciones. Aceptaron las explicaciones del ministro Ginés González García, quien apuesta a inmunizar para acabar con la pandemia. “Esto no es matemáticas. Tenemos a favor haber tomado medidas antes que otros países. Eso puede disminuir los casos”. Habrá que estar atento. Un pico de casos se avizora.

A Humanidad le llamó la atención una propuesta del gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, quien pidió que lo imiten a él y otros mandatarios: recortó salarios de senadores, diputados y funcionarios del Ejecutivo provincial para crear “un fondo de emergencia sanitaria”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““Una economía que cae, se levanta, pero una vida que se pierde no se recupera más”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s