Argentina Política

“Si no hay un cambio profundo, esto será una tragedia”

Lo dijo Grabois, sin desmentir estar reproduciendo una frase de su "amigo", el papa Francisco. Avisó al periodista Novaresio que la tolerancia en los barrios populares tiene un límite de 15/20 días.

Falsos blancos y negros. Humo. Detrás de la vorágine de la coyuntura, como el asesinato del Fabián Gutiérrez, colaborador hace más de 10 años de la expresidenta, Cristina Kirchner, se disimulan males enquistados. “Si hay (después de la pandemia) una nueva versión de más de lo mismo…si no hay un cambio profundo…esto será una tragedia”. Lo dijo anoche el dirigente social Juan Grabois, haciendo referencia a lo que le transmitió “un amigo” (el papa Francisco, según todos los indicios), hablando con el periodista Luis Novaresio.

Con apoyo “crítico” al actual gobierno de Alberto Fernández, el miembro de la CTEP, avisó que si en 15 o 20 días, “cuando las cosas vuelvan a la normalidad”, no se atiende con “coraje y eficiencia” la situación agraria, la falta de trabajo y se establece un salario básico universal, la “unidad y resistencia en los barrios” civilizada de estos días, se puede transformar en una espiral de delitos y “toma de tierras”.

En la larga entrevista, Grabois comentó que habla seguido con Cristina y Máximo Kirchner (ella, es “dura, muy dura e interpelante”, él “muy inteligente, un fenómeno de buen tipo, dialoguista”) y también con empresarios de élite, “en esta situación imprevista, donde somos solidarios ante la llegada de marcianos”, en obvia referencia al coronavirus.

Describió el panorama como “una situación de guerra”, donde deseó que se cumplan los pronósticos alentadores de los sanitaristas sobre la pandemia pero, realista, indicó que quedará una alta conflictividad económica y social.

Coincidió en “bancar” al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni,  por “ poner el cuerpo” y tener en cuenta que “mucha gente desesperada saldrá a afanar” para “llevar comida a su casa”. No dejó de elogiar, no obstante, a la titular nacional Sabina Fréderic: “Es extraordinaria, tiene un gran compromiso con los derechos humanos”.

Inspirado en Francisco: “No más de lo mismo”

Cuestionó a los que persisten “con una irracional ambición en abrir la economía”, en favor de sus empresas o estancias, sin tomar en cuenta que hay un 50 por ciento de pobres enojados y que hay que realizar cambios profundos en beneficios del conjunto. “La situación es una cagada. Pasaba ayer, pasa hoy…”

Sin idealizar el devenir, volvió a elogiar al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aunque mencionó que en CABA también hay imperfecciones. “Las ambulancias no entran a las villas cuando las llaman. En general, el sistema funciona, pero cuando se va a lo particular hay muchas complicaciones”.

Dijo que los ataques “a los silo bolsas” constituyen “delitos, casos de vandalismos” de los que se desligó. Mencionó varias causas y concluyó que esos episodios “siembran odio y mucha violencia en el interior”.

“Máximo es un fenómeno, dialoguista; Cristina muy dura, interpelante”

No se privó en insistir con la reforma agraria. “Es elemental. El 93 por ciento del territorio argentino está vacío. Hay una sobre urbanización. No es posible que en el país del trigo, no se pueda comer pan o en de las vacas, no se pueda comer carne. Esto, sí, quiero debatirlo”.

Abogó por el éxito de la gestión de Alberto. Expresó su apoyo y entendimiento, pero aclaró que no es obsecuente. Reveló que aflojó con los cuestionamientos pues a partir del “mal manejo “ que se hizo con la cerealera Vicentin, advirtió que un “sector de Cambiemos, la parte más rancia, inició una ofensiva jorobada”. Puso a salvo, otra vez, a Larreta.

Completando el pensamiento esbozado en el primer párrafo, reclamó que después de ésta transición se requiere de “un plan de reconstrucción nacional con nuevos paradigmas y un ingreso básico universal”, potenciando el desartollo con prontitud y eficacia.

Mencionó las “cloacas” donde actúan los servicios de inteligencia. Lamentó que el gobierno, “nunca llegue a fondo”. Añadió: “Nada se resuelve, sigue la corrupción, el espionaje, la mafia judicial…y todo pasa…”.

Contestó no ver “ninguna tensión” entre “el albertismo y el cristinismo”. Insistió: “La tensión es social. Hay una puja distributiva muy grande” con una confrontación que “por ahora” se desarrolla de “manera civilizada”.

Cuando se realizó el reportaje, Gutiérrez, “arrepentido” en la causa de los “cuadernos” estaba desaparecido. Grabois lamentó que de buenas a primeras se intentase hacer recaer las sospechas sobre el cristinismo.

0 comments on ““Si no hay un cambio profundo, esto será una tragedia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s